2018: HOLOCAUSTO FRENADO

enero 25, 2018

@abogadodelmar

5402083350_8797ed98b2_z

Playa de Babilonia en Guardamar

2018 ya está aquí, y con él ha llegado el final del plazo de las concesiones anteriores a la ley de costas. La antigua disposición transitoria decimocuarta del reglamento de costas de 1989 ya se descolgó con la salidita de que, puesto que el plazo máximo de concesión recogido en la ley era de treinta años, las otorgadas con anterioridad serían reducidas en su duración a treinta años a partir de la entrada en vigor de la ley de costas. De ahí la terrible fecha de 28 de julio de 2018, en la que se supone que tendría que sobrevenir el holocausto.
Esa disposición transitoria siempre me pareció una chulería intolerable del gobierno (o más bien de los ingenieros de costas autores del reglamento): Si el propio gobierno nos reconoce mediante concesión válidamente otorgada un derecho de ocupación que en la mayoría de las ocasiones lo era por plazo indefinido, no puede el mismo gobierno más tarde pisotear ese derecho por más Boletín Oficial del Estado que quiera utilizar a fin de proporcionar al despojo de una apariencia de legalidad. Recuerdo que la ley de costas no establece ninguna limitación de ese tipo y recuerdo también que todo reglamento se limita a ser una mera herramienta de trabajo para el desarrollo de la ley que no habilita al gobierno para introducir regulaciones nuevas, y mucho menos si son restrictivas de derechos individuales. El gobierno (los ingenieros de costas), actuando como una banda de malhechores, utiliza todos los privilegios a su alcance para privar a los ciudadanos de sus derechos de modo ilegítimo y sobre todo haciendo cuanto sea posible para tornar invisible el escándalo. En especial el BOE, porque si la letra impresa siempre ha ejercido una incomprensible fascinación en los humanos, el mero hecho de que esa misma letra impresa venga recogida en en el BOE tiene la dudosa cualidad de ponernos a (casi) todos a hacer el paso de la oca, sea lo que sea lo que haya escrito ahí.
Y sin embargo, el hiperdecente BOE, que debía ser espejo de lo que Kant definió como el deber ser de, también ha sido degradado al estado de herramienta para el robo, el hurto o la apropiación indebida, porque el Estado no puede limitarse a decirle al ciudadano es que resulta que me lo he pensado mejor y ahora creo que puede ser buena idea quitarle a usted la concesión porque me da la gana.
Perdamos el temor reverencial y el miedo cuasirreligioso a lo que aparece en el BOE: Los reglamentos los escriben y deciden los técnicos y los aprueba el Consejo de Ministros. No son más que decisiones administrativas, aunque adopten la forma de disposiciones generales y tiendan a confundirse con las leyes.
Y por todo eso, en aquellos años yo siempre exigía una compensación por ese corte súbito de derechos.
Con el tiempo, la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas se presentó en el Parlamento Europeo para darles a los ingenieros de costas y al gobierno un susto más mortal que Freddy Kruger recién levantad de la cama, y como resultado se consiguió la reforma de la ley y un reglamento nuevo. Yo tenía la esperanza de una revisión de la desafortunada disposición transitoria decimocuarta de éste último. Como ya he dicho la redacción pretendía justificar la reducción a treinta años de las concesiones en el límite máximo de la ley de costas, fijado en treinta años, y como la reforma lo ampliaba a setenta y cinco, confiaba en una especie de regla de tres que transformara la reducción a treinta años en otra de setenta y cinco, o si acaso un poco menos para no abusar.
Sin embargo, ese cambio no vino. Lo que vino, en cambio, fue algo mucho mejor y por mi parte muy inesperado, como es la posibilidad de prórroga de estas concesiones. Así viene recogido en la actual disposición transitoria decimosexta y más específicamente en el artículo172 del reglamento de costas. O sea que el holocausto de 2018 muestra una agradable y bienvenida tendencia a no existir.
En estos días estamos trabajando desde el despacho para conseguir las prórrogas en las mejores condiciones, y también para sortear y resolver los problemas individuales derivados de tropiezos como por ejemplo un expediente de caducidad. La buena noticia de este derecho inesperado no debería conducir a los interesados a la euforia y sobre todo a la errónea creencia de que para obtener los resultados apetecidos es suficiente rellenar un formulario impersonal o una plantilla. La decepción causada por la ligereza, el atolondramiento y el exceso de confianza puede estar a la vuelta de la esquina.
En todo caso, la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas puede sentir legítimo orgullo ante estos resultados. La grandeza de lo sucedido se expresa con sencillez si digo que miles de ciudadanos que ni si quiera saben quiénes somos se van a beneficiar de nuestro sacrificio, nuestra lucha y nuestro buen hacer.
En estos días la Plataforma es más que nunca un modelo de conducta y un ejemplo de éxito en la lucha de la sociedad contra el Estado

 

José Ortega, bogado

Fundador de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas

http://www.costasmaritimas.es

 

Anuncios

@abogadodelmar

3797983042_f581e6412c

LAS PROVINCIAS

http://www.lasprovincias.es/comunitat/201701/26/pescadores-valencianos-cargan-contra-20170126003222-v.html

Pescadores valencianos cargan contra la UE por permitir la captura de peces pequeños

Barcos de pesca amarrados en el puerto de Gandia. :: rubén francés
* Bruselas cambia la norma que aumentará los costes de las embarcaciones y obligará a construir nuevas infraestructuras en los puertos
* J. S. 
VALENCIA
26 enero 2017

‘¿Pezqueñines? no, gracias’ fue el lema de una famosa campaña del Gobierno de mediados de los 80 para que no se pescaran ni compraran ejemplares de pequeño tamaño. Ahora, 30 años después Bruselas cambia de opinión sin dejar claras las razones, según explicó José Ortega, abogado de la Comisión Interfederativa de la Cofradía de Pescadores de la Comunitat.
La Unión Europea ha modificado la legislación de pesca en la que, en contra de lo que sostenía, obliga a llevar a puerto a los ejemplares pequeños en lugar de arrojarlos al mar como hasta ahora. ¿Para qué? La legislación no lo deja muy claro, pero sí prohibe expresamente destinarlos al consumo humano.
José Ortega intervino el martes ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. «Es un escándalo. En los informes aluden a razones medioambientales para cambiar la política pesquera sin especificarlas», dijo. Ahora los pescadores tendrán que desembarcar estos ejemplares de pequeño tamaño en puerto, «pero nadie ha explicado que es lo que se quiere hacer con ellos».

Este cambio supone un perjuicio para los pescadores, ya que disminuye su capacidad de carga e incrementa sus costes. «Lo que más llama la atención es que la UE se plantea la posibilidad de pagar más por capturar peces pequeños con lo que fomentará su pesca y con ello, ¿dónde está el beneficio medioambiental?», se pregunta Ortega.
El abogado valenciano considera que Bruselas ha actuado presionado por un lobby de las harinas y aceites de pescado quienes conseguirán estos descartes a un precio mucho más económicos para sus actividades.
La nueva legislación data de 2013 e impone su aplicación progresiva entre 2015 y 2019. En el Mediterráneo se empieza a aplicar este año. «Con ella se pretende reducir las capturas no deseadas y el desperdicio de alimentos», que contrasta con el hambre que hay en el mundo, destaca el documento de la UE.
Ahora bien en otro informe señala que «las capturas desembarcadas que no alcancen el tamaño mínimo no pueden utilizarse para el consumo humano directo», lo que parece que contradictorio con la intención de luchar contra el hambre.
Es más, la nueva normativa obligará a realizar nuevas inversiones en infraestructuras. Deberán, entre otras obras, construirse congeladores para almacenar los descartes sin haberse aclarado todavía la finalidad que tendrán. Aunque los pescadores valencianos tienen claro que se destinará a las industrias de transformación.

 

José Ortega

http://www.costasmaritimas.es

 

@abogadodelmar

¿Por qué, oh, Shamash, has dado a mi hijo Gilgamesh
un corazón sin reposo?
Has extendido tu mano sobre él,
y ahora desea emprender un largo viaje
hacia el lugar donde vive Huwawa,
para librar una batalla incierta,
y andar por caminos desconocidos.

Poema de Gilgamesh, tablilla III, columna II

Tú dijiste:
– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche?
– Escucha lo que te digo
y, cuando lo oigas, ¡medita!
Ésta es para ti la señal:
la de que, aunque avances,
verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

Para que triunfe el mal es suficiente el silencio de los buenos

EDMOND BURKE

@abogadodelmar

Tú dijiste:
– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche?
– Escucha lo que te digo
y, cuando lo oigas, ¡medita!
Ésta es para ti la señal:
la de que, aunque avances,
verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

Para que triunfe el mal es suficiente el silencio de los buenos

EDMOND BURKE

¿Cuántas veces me acusó la Alcaldesa en un salón de plenos a rebosar de vecinos humillados y con la dignidad pisoteada de ser un mentiroso por decir las verdades que le molestan? ¿Cuántas veces rindió homenaje a la libertad constitucional de expresión repitiendo “no le permito a usted que diga…”. Dicen los vecinos que cuando me vio entrar le cambió la cara y comenzó a titubear en su parlamento, hasta entonces fluido. Yo no lo sé, pero para compensar, lo que sí sé es que pronto tendrá que decir adiós al cargo y dejará de hacer daño a los inocentes

 

 

tormenta

@abogadodelmar