TERRADEZ

marzo 16, 2011

 

 Fue hace cuatro años, en febrero de 2007, cuando me llamaron para ayudar a los vecinos de la Urbanización Casbah II de El Saler (Valencia), contra un deslinde agresivo que dejaba a los interesados sin casa. El presidente  del colectivo era un hombre jovial y optimista, decorador de profesión, llamado Juan Miguel Terrádez.

 Ese verano, en una reunión en el maltrecho centro social de la urbanización, trajo unos litros de limón granizado porque era su cumpleaños. La fundación de la Plataforma comenzó a insinuarse aquel día porque Terrádez y los suyos me pedían soluciones más allá de escribir un papelito de más o de menos.

 Estuvo conmigo en la entrevista histórica (aunque inútil) con Juan Carlos Martín Fragueiro, el 4 de noviembre de 2008, cuando la Plataforma llevaba ya unos meses sacudiendo leña.

  Fue el artífice de una solución in extremis para la supervivencia física de La Casbah frente a los embates del oleaje, cuando consiguió convencer al Ayuntamiento de Valencia de que arreglara el paseo marítimo descalzado por el temporal a pesar de la negativa de Doña Lidia Pérez, a quien muchos conocen como Jefa de Costas de Valencia.

  Cuando las cosas se torcieron y algunos ciudadanos de este bendito país se pusieron a hacerme la vida imposible, aquel decorador jovial y optimista se puso de mi parte y me defendió en público y en privado. Y cuando los ciudadanos afilaron el colmillo y se empeñaron en darme el estoque definitivo, Terrádez se encargó de organizar mi defensa.  Me consta que lo pagó caro y creo que entenderéis que tengo una deuda con este tipo que continuamente daba la cara por mí ante enemigos feroces.

 He compartido con él mucho más que el limón granizado, especialmente cosas inmateriales: La esperanza cuando Martín Fragueiro apuntaba maneras, la exaltación con motivo de la aprobación de informe Auken, la vergüenza por las traiciones y la decepción cuando en el Puerto de Valencia nos dijeron el otro día que no pensaban hacer nada para impedir que el mar se comiera la urbanización. Pero sobre todo la confianza en un futuro mejor, en el que nadie tuviera miedo de que un día un funcionario público te quitara tu casa. Como sucede en estos casos, la desgracia le había hecho recorrer un camino, aunque fuera inconscientemente: Ya no luchaba sólo por su casa, ni por la urbanización (que son cosas)  Estaba luchando por la justicia y la dignidad (que son ideales).

  Antes de que hubiéramos sido capaces de cambiar la ley de costas, antes de que pudiera yo devolverle su vivienda, sin dar tiempo a las celebraciones por el triunfo final de la justicia, Terradez ha muerto. Cuando los culpables paguen sus culpas, cuando los inocentes recuperen la inocencia, cuando la tranquilidad natural vuelva a las familias, ya no podremos celebrarlo con la alegría que esparábamos, porque faltará uno de los nuestros.

 Su muerte ha causado consternación en la Plataforma.

Debo reconocer su espíritu positivo, su gusto por la ironía, su sentido de lo recto y su permanente disposición a ayudar. Ahora hay muchas personas que han leído en libros que hay que dar la espalda a la negatividad. En él era instintivo. No tengo un solo recuerdo de Juan Miguel Terradez Calabuig que no sea escucharlo bromear.

  Amigo, gracias por tu apoyo, tu energía y tu buen humor.

Anuncios

http://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-afectados-ley-costas-trabajaran-pp-perfilar-reforma-norma-proxima-legislatura-20110217195333.html

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) –

   El secretario y portavoz de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, José Ortega, ha anunciado que el próximo mes de marzo se reunirán en Valencia con el portavoz de Medio Ambiente del PP en el Congreso, Carlos Floriano, con el que empezarán a trabajar en “perfilar” una reforma de la Ley de Costas de 1988 para desarrollarla durante la próxima legislatura.

   Ortega ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que es preciso iniciar un “trabajo más denso, técnico” así como “trabajar en la parte más áspera de la cuestión”.

   Además, señala que le han hecho llegar “puntos de vista de algunos miembros muy destacados del PP” en lo que se apunta que habría que acatar una reforma de la ley de Costas “al principio de la legislatura para que pueda culminarse en el término de la misma”. Por eso, han presentado una propuesta “muy definida” de reforma de la Ley de Costas al PP y han llegado a un preacuerdo para trabajar en el tema.

   Asimismo, ha asegurado que la plataforma “ha constatado que existe en el PP una sensibilidad clara hacia los problemas de los afectados y una disposición bastante clara a introducir cambios en la Ley de Costas”.

   Igualmente, ha expresado la satisfacción de la plataforma porque cuando crearon la agrupación a finales de 2007 “todo el mundo pensaba que la ley de costas era inamovible”, mientras que ahora considera que hay “aroma de alivio y cambio en el aire” que esperan ver en la próxima legislatura.

   “Ni yo, ni la plataforma, ni nadie, quiere que el litoral se desguarnezca frente al avance de los especuladores y que se estropee la costa. Hay que ver si son capaces de meter el bisturí con finura para, preservando la costa, pero siendo respetuosos con la propiedad privada”, ha manifestado.

   En cuanto a su relación con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha indicado que desde 2008, la ministra Elena Espinosa no les recibió mientras estuvo en el cargo, aunque sí lo hizo el secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro. Sobre la actual titular en el cargo, Rosa Aguilar, ha agregado que le han pedido una reunión pero que todavía no han recibido respuesta alguna, al tiempo que ha asegurado que no tienen “ninguna intención de tomar ningún tipo de actitud dura ni desleal contra el Gobierno”, porque consideran que lo que es “perfectamente razonable”.

   Finalmente, ha lamentado que el balance de la Ley de Costas es que “no ha servido para frenar el desarrollo urbanístico” en los últimos años, sino para justificar que se está aplicando la ley para despejar playas pero, en su opinión, “solamente actúa sobre las clases medias y los poblados de pescadores, pero no frente a desarrollos urbanísticos en sitios indebidos”.

EL PRINCIPIO DEL FIN

febrero 9, 2011

Esta es una crónica de urgencia que realmente merece la urgencia. Acabo de salir del Senado, donde he tenido la suerte de vivir un momento histórico. Hoy ha empezado a desmoronarse el bunker de los ingenieros de costas y los arrogantes señores que creían que los ciudadanos iban a resignarse por siempre a su tiranía, a sus ideas integristas y a sus malos modos.
En primavera recibí una llamada de la senadora del PP Leticia Díaz. Me dijo que estaba preparando una reforma de la transitoria segunda de la ley de costas y me pidió amablemente ayuda. Agradecí el gesto, puesto que ella además de senadora es Abogado del Estado y ayuda no creo que necesite mucha. Pero bueno, en fin… Ahí estuvimos colaborando y corregí algunas cosas que necesitaban atención. Esa reforma acaba de aprobarse en el Senado hace solo minutos. Y junto a ella, otra de aun mayor calado, hecha por CiU, para que no se aplique la ley a las marinas interiores como Santa Margarita o Ampuriabrava, pero tampoco a los núcleos urbanos con singularidad propia. Sera el gobierno el que determine que zonas merecen esa calificación (lo que augura nueva conflictividad), pero parece claro que con esto habrá enormes bolsas de afectados que se salvarán.
Una comision de la Plataforma formada por Alfredo Maso, Juan de Dios Alfocea, Jose Soler, Juan Miguel Garcia y yo mismo ha estado presente en el acto.
El debate francamente me ha impresionado por la pobreza intelectual de la representante del PSOE, su discurso plano y su ausencia de argumentos. Creo que ni siquiera ella creía lo que estaba diciendo. Pienso que estaba convencida de que las reformas eran necesarias pero que se debía al dogma. Un dogma desconexionado de la realidad, como ahora se ha demostrado. La senadora se limitaba a repetir que la zmt y la playa son dominio publico en virtud del articulo 132 de la Constitución, y de ahí no la sacaban. Es incomprensible su llamada al consenso y al dialogo cuando ella misma se remitía una y otra vez al precepto constitucional. Personalmente me ha dado pena. Mi amigo, el aguerrido Ian Styuvesant, que estaba conmigo, comentó que la senadora presentaba el mismo rollo artificioso y hueco que metió Alicia Paz en el Parlamento Europeo hace ahora casi un año. Y tenia razon.
La senadora socialista ha llegado incluso a reprochar a Leticia Diaz desconocer el concepto del principio de legalidad. La respuesta de la aludida ha sido contundente. Creo imprudente, temerario y tonto decirle una cosa asi a una persona que es Abogado del Estado. Cuando no tienes argumentos es que se nota un montón.
Ahora la ley ira al Congreso, donde los socialistas tienen mayoría, pero quien sabe. Lo mismo se aprueba en la siguiente legislatura, en la que el PSOE promete encoger como unos pantalones vaqueros en la lavadora.
Este es un hito historico en el camino que se inició en octubre de 2007, cuando Alfredo Maso me pidió que uniera a todos los colectivos de afectados a los que defendía por todo el país, que continuó con la fundación de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas en enero de 2008, la denuncia ante el Parlamento Europeo de febrero de ese año y la declaracion del pleno aprobando el informe Auken en 26 de marzo de 2009.
Después ha habido muchos que se han sumado a esa lucha o nos han imitado, pero el impulso fue y sigue siendo nuestro. Después de todo, sólo nosotros hemos elaborado un proyecto de reforma de la ley de costas.
La tiranía toca a su fin. Los integristas dogmaticos, doctrinarios y maniaticos que durante años se han cebado con los humildes, tendrán que resignarse. La fuerza de la sociedad por fin ha conseguido influir en el Estado, como corresponde a una sociedad civilizada.
Darán terribles coletazos, harán lo imposible para demostrar su poder derribando viviendas con prisas y rabia, pero no son ya más que ogros agonizantes.
Amigos, esto se acaba.
Enhorabuena.

 

¿QUIÉN ES ÉL?

enero 27, 2011

Leed con atención este comentario a mi articulo “carta razonada al partido popular¨:

“Mire Ud. siento decirle que no tiene ni puta idea de lo que está hablando. El Director de Costas habló de rescate que significa que hay que pagar y, para el rescate, necesitas informe del Consejo de Estado si el concesionario se opone. Los Consejeros del Consejo de Estado tienen el puesto vitalicio y no se casan con nadie. La Ley de costas ha fue sometida al tribunal constitucional, pero si para Ud. la justicia es lo que Ud. piensa entonces si que es injusta la ley. No mienta, Ud. lo que quiere es edificar en las playas, problamente Ud. es una de las personas que pensaban que el ladrillo subiría de precios hasta el infinito y más allá.

Son una auténtica vergüenza sus afirmaciones se limitan a constatar que ha habido derribos pero no dice nada sobre los expedientes que se han llevado a cabo para hacer esos derribos, con intervención de tribunales y con garantías suficientes. Es Ud. un auténtici sinvergüenza y su carta creo que incurre en los delitos de injurias y calumnias tipificados en el código penal. El atraso de España es debido a personas como Ud.¡Váyase a la mierda! y no vuelva más. Imbécil”

Respuesta

Respetado señor Márquez:

Usted sabe quien soy yo (no del todo, por lo que veo) pero yo no sé quién es usted, excepto que se llama Javier Márquez, suponiendo que eso sea cierto. Aún en esta situacion de desventaja, creo recomendable una respuesta de mi parte.

Su comentario me ha trasladado por un momento a los tiempos de mi niñez, cuando escuchaba a los adultos discutir y levantar la voz en un empeño desproporcionado de tener razon. Estas eran las pautas de comportamiento propias de aquella España de machotes, donde los hombres mostraban con orgullo sus hábitos de fumadores de tabaco sin filtro, bebedores de coñac y dueños de la razon.

MATANZAS DE KATYN (EN NOMBRE DEL PARAISO EN LA TIERRA)

En cierto sentido, su alarmante ausencia de mesura me ha recordado también Katyn, la película que vi no hace mucho tiempo, antes de que los cines Albatros cerraran definitivamente. La película va del partido comunista ruso y del tiro en la nuca, ya sabe. Es estremecedora.

Necesita usted tratamiento médico y un libro de autoayuda, y se lo digo como amigo. En caso de que esté estreñido, antes de recurrir a los fármacos le recomiendo que tome una cucharada de semillas de lino molidas en un vaso grande de agua (el lino contiene mucílagos que se expanden con el calor y arrastran la suciedad acumulada en el intestino, y quizá usted tenga mucha). Si su problema es la ansiedad o la depresión, pruebe con hipérico, que dicen que va muy bien aunque desde luego yo no lo he probado en mi vida porque no lo necesito.

EL LIBRO QUE DEBERÍA LEER EL SEÑOR MÁRQUEZ

Autoayuda: Lea, querido amigo, El poder del ahora. Allí tendrá acceso a nociones que usted necesita urgentemente metabolizar. En especial la de que el empeño en tener razon es un perverso engaño del ego. De hecho, si usted practicara meditación, como se recomienda en el libro, se sentiría mucho mejor. Pruébelo. Yo solo quiero lo mejor para usted y usted, por lo que leo, necesita abrirse al amor hacia sus semejantes. Si usted fuera capaz de experimentar amor, experimentaria también esa paz interior que tanto necesita y que usted mismo se niega. Si lo desea puedo recomendarle un centro zen en Las Palmas.

Como todo el mundo excepto usted ha entendido, la carta al PP no es un dictamen jurídico sino una reflexión sobre lo justo y lo injusto. Me da igual que intervenga el Consejo de Estado o la madre Teresa. El dibujo es el de un Director General (a quien quizá usted conozca especialmente bien) anunciando algo total y absolutamente ilegal. De hecho, después de la entrevista, los vecinos del Golfo, que estaban muy interesados en reclamar la concesión, quedaron aterrorizados y suspendieron la reclamación.

Más: Usted hace tiempo que me esta estudiando e investigando (hablaremos de eso luego) y no cree lo que dice sobre mi. Sabe usted muy bien que veo igualmente mal abusar de los ciudadanos que robar el dominio publico, Sabe usted que cuando fundé la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, no permití que entraran quienes habían robado al Estado. Sabe usted (porque está publicado en mi blog y usted encuentra un raro placer en leerme) que me excluyeron de un debate en la televisión de Baleares cuando se dieron cuenta de que yo no era ladrillero. Todo eso lo sabe usted, que de forma muy gentil parece haberme tomado como asignatura. Pero escribe lo que escribe porque carece del debido equilibrio emocional, lo que no es maldad (usted es realmente un hombre bueno) sino patología. Ah, por cierto, haga que un chino o china le punze shen men y zu san li. Se sentirá tan calmado que incluso puede que se avergüence de lo que ha escrito hoy.

Bravo por este párrafo. Lo encuentro realmente brillante:

“Es Ud. un auténtici sinvergüenza y su carta creo que incurre en los delitos de injurias y calumnias tipificados en el código penal. El atraso de España es debido a personas como Ud.¡Váyase a la mierda! y no vuelva más. Imbécil”.

Leyendo esto no me cabe sino preguntarme por qué no se presenta usted a un premio literario. Tiene muchas posibilidades y si gana será bueno para su maltrecha autoestima.

Respetado amigo Márquez: Ha de saber que tengo una ligera idea de quien es usted. A usted le dan prontos y cada tanto me envía una epístola como la de hoy. Puede seguir haciéndolo, desde luego, pero tenga en cuenta que a mi me sale su IP con todo lujo de detalles. La ultima vez que usted sufrió un ataque de ansiedad, le pedí a mi amigo Sergio que me localizara la IP y estaba en Las Palmas.

La carta de hoy la ha enviado usted empleando la IP del Ministerio de Fomento. Qué raro. Si yo no tengo ningun enemigo en Fomento, si acaso en Medio Ambiente.

¿O sí?

Pensemos en voz alta: Quién reúne estas tres condiciones?

-Se enciende cada vez que hablo de aquel Director General de Costas.
-Vive y trabaja en Las Palmas.
-Pasó de Medio Ambiente a Fomento.

Para quien está en el rollo no hay duda. Sî, es él (o, para no ser contundente, así lo supongo).

También fue usted (o eso me parece) el que escribió aquel suelto del mismo estilo en Maspalomas Ahora, cuando lo del Anexo II, se acuerda?

Y por cierto, por qué insiste en su carta en recordar que el Director General habló en aquella reunión de pagar los rescates? Cómo sabe eso querido amigo? Acaso estaba usted presente? Si sólo éramos tres personas y el tercero era chica. Sospecho que es usted clarividente. Y yo recomendándole meditación. Le pido disculpas.

Sî, sÍ que lo dijo. Que pagarían. Dijo también que no pensaba pagar el suelo porque era público, sólo el valor de los ladrillos. Sacamos la calculadora? A lo mejor sale más de 136 euros por vivienda.

Después de todo esto, no puedo jurar pero si sospechar fundadamente quién es el ser humano que se esconde bajo el nombre falso de Javier Márquez. Podría ser el mismo que fue destituido de su cargo de Jefe de Costas de … por adjudicar por el morro una obra a una empresa de su padre. Pero hombre… Eso esta muy feo, Sr Marquez. Lo mismo que usar el sistema informático de su trabajo en una oficina del Estado para desahogarse y no para hacer el trabajo por el que le pagan. Es más honesto insultar desde casa pero usted no ha podido esperar porque lo suyo ha sido eso, un pronto. Y ahora que lo pienso, por qué no denunciar el caso ante la Inspección de Servicios? Si, lo voy a hacer.

Tomo nota de que es usted un adalid de la costa limpia frente a los constructores y especuladores. Por qué la emprende entonces conmigo en lugar de meterse con su jefe, el Sr. Blanco, a cuenta del caso de Isla de Arosa, conocido en todo el orbe cristiano como caso Villapsoe. Qué pasa, que desde su nueva (y modesta) responsabilidad persevera usted en meterse con el débil? Muestre lo macho que es. Use esa misma IP del Ministerio para decirle a su jefe lo que piensa de Villapsoe.

Quede advertido además de que lo sé todo sobre su casa en la playa. Todo. Y que el dia que me decida a sacarlo a usted le va a pasar algo peor que un procedimiento judicial. Lo mas probable es que en su propio partido lo hagan trocitos, eso sí que le va a doler.

Si es usted quien pienso, recordará que en el Palacio del Temple no me dejó despegar los labios. Entonces usted estaba en la cima y se podía permitir ese lujo. Ahora no es nadie, o casi nadie, y ya no me puede prohibir hacer uso de la palabra. Esas rabietas que coge creo que son lo único que queda de aquella antigua majestad con la que usted mandaba callar.

Tiene que saber, amigo, una cosa más. Usted se pegó un castañazo formidable desde el Olimpo hasta el despacho insignificante que ocupa ahora. No por un cambio político, sino porque sus propios congéneres decidieron que usted estaba acabado. Le pido que deje de echarme la culpa. Yo nunca le he deseado ningun mal. Además, somos medio paisanos. No se ha enterado, en sus largas noches de estudio sobre mi persona, de que me crié en La Isleta?

Aprenda del Sr. Montoya. Sabe usted que fue Subdirector General, que intervino en la redacción del reglamento de costas y que es un clásico de la casa. En lugar de trasladarme por escrito sus rabietas, un dia me llamó a su despacho para contrastar conmigo, de manera profesional y leal, ideas sobre la ley de costas y su aplicación. Cada uno tenia su opinion y algunas eran convergentes. Eso, estimado Márquez, es la civilización.

Usted y yo deberíamos tomarnos unos vinos en Las Canteras y conversar de forma respetuosa.

Qué, se anima?

Por cierto, por cierto… Hay algo que me intriga. Usted fue al Politécnico y después de unos cuantos años obtuvo el titulo de ingeniero, tarea que reconozco meritoria. Yo entré en a Facultad de Derecho, conseguí también mi titulo y desde entonces he estado ejerciendo esta profesión.

Mi duda es la siguiente: Si yo no aspiro a darle a usted lecciones sobre la aplicación del teorema de Bernouilli, por qué usted y todos sus compañeros expertos en el teorema de Bernouilli se creen autorizados a darme a mí lecciones de Derecho?

Nos tomamos los vinos o me lo cuenta en otra carta, amigo Márquez?

Cuando estaba en la Universidad y vivía en Aguilas trabé contacto con una cosa llamada savasana, la postura del cuerpo muerto. Es una asana básica de relajación. Siempre te dicen que debes pensar en un sitio en el que estés muy a gusto y todo eso. Yo  pensaba que estaba en la playa de los Cocedores, en una maravillosa tarde de sol.

Un director, Javier Fesser. Una película, Camino. Cuando la niña está en el quirófano, se evade pensando en un momento perfecto, una maravillosa tarde de sol ¿Sabéis dónde? En la playa de los Cocedores. Inmensa casualidad. O no, quién lo sabe.

Que esta playa esté sin urbanizar no me lo explico ni yo. En tiempos lejanísimos ya estaba acosada por los especuladores instalados en el Ayuntamiento. Pero se ha mantenido limpia y pura, aunque hoy, cuando he vuelto después de bastantes años, he encontrado dos chiringuitos enormes que antes no estaban (y que supongo que no estorban).

Escribí mi primer guión de cine con esa playa como decorado, y en esa playa comienza mi tercera novela, LA PIEDRA RESPLANDECIENTE. Filmé en esa playa mi primera serie documental, GENESIS. No dejé un ángulo sin aprovechar. También había filmado hace un montón de años mi primer invento audiovisual, EL VIAJE sobre La piedra resplandeciente (el cuento, no la novela). Esas cuevas excavadas en la arenisca arcillosa eran el refugio de Math, la hechicera.

Hoy he vuelto para filmar lecturas de GILGAMESH Y LA MUERTE. Otro reencuentro con esa playa que otras personas también han escogido para encarnar la armonía.

Aquí tenéis a Beatriz:

23M EN DIRECTO

marzo 21, 2010

Como sabéis, los próximos días 22 y 23 de marzo vamos a debatir en el Parlamento Europeo sobre la ley de costas. Para quienes no conozcan la historia de este proceso, fue iniciado el día 1 de febrero de 2008 por la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, mediante una denuncia extensa que redacté conteniendo una relación de los abusos que el gobierno estaba cometiendo por toda España.  Hace un año, el 26 de marzo de 2009, el pleno del Parlamento adoptó una resolución que, entre otras cosas, reconocía todo lo que se decía en la denuncia. La decisión se adoptó en el marco del llamado informe Auken y es muy notable que fueron precisamente los verdes del Parlamento Europeo quienes llevaron su impulso.

Conseguimos ese crédito mediante una lucha limpia y clara desde el primer momento, impidiendo que se sumaran a la Plataforma y al informe quienes se habían apropiado ilegalmente del dominio público. Estamos muy orgullosos de ese apoyo de los verdes y totalmente convencidos de que la elección de una lucha limpia y clara fue no solamente honesta, sino también práctica.

Os pongo aquí el video de mi intervención del año pasado, para ir abriendo boca:

http://www.youtube.com/watch?v=5x_UKuDcH-Q&feature=related

El ejemplo ha cundido y después que nosotros, muchos afectados han presentado quejas a título individual o en nombre un colectivo local.  El día 22 hablará el gobierno para defender su gestión. El día 23 hablaremos los llamados “peticionarios”. Yo intervendré en primer lugar porque nuestra queja es la más antigua y después lo harán otros veintinueve (aunque no todos van a venir a Bruselas).

Los debates serán retransmitidos en directo a través de internet. Podéis seguirlo en los siguientes sitios web:

El enlace al video en directo (en español) sera:- http://www.europarl.europa.eu/wps-europarl-internet/frd/live/live-video?eventId=20100322-1500-COMMITTEE-PETI&language=es

The link to the live proceedings (in english) will be :- http://www.europarl.europa.eu/wps-europarl-internet/frd/live/live-video?eventId=20100322-1500-COMMITTEE-PETI&language=en

 Vamos a ver lo que esto da de sí. Necesitamos a Europa como baluarte de civilización porque como dije en mi intervención del año pasado en el Parlamento Europeo y  como muchos sabéis, en España no hay nada que hacer.

José Ortega

Abogado

 

Me arrodillé en la arena y me sometí al tribunal. Tres mujeres y un hombre que tenían que señalar una contradicción y hacerme una pregunta muy importante.

 -¿Qué hacía el representante de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas metido hasta las cejas en una manifestación a rabiar de ecologistas?

Disfruté con la pregunta y la contesté con un ejemplo.

-En este momento hay una familia que compró una casa solariega muy antigua para dedicarla a restaurante. La casa se construyó en 1920, fuera del dominio público y antes de cualquier deslinde, y está inscrita en el registro de la propiedad. Se hizo un deslinde, la casa quedó incluida dentro del dominio público y los ingenieros de costas ordenaron su derribo. A la familia la han condenado también a abonar el importe del derribo. Total nada, solo 370.000 euros.

Y ya está. El tribunal lo entendió a la primera y yo quedé absuelto e integrado en el grupo. Desde que fundé la Plataforma y redacté mi informe sobre aplicación abusiva, arbitraria y retroactiva de la ley de costas, tuve claro que la ley se estaba aplicando contra la clase media y los pobres, no contra los promotores urbanísticos y todo eso. El de hoy ha sido un ejemplo vivo. El PGU de Cartagena aprobado el otro día provisionalmente, al mismo tiempo que declara fuera de ordenación zonas urbanas de toda la vida (por culpa del deslinde, claro), hace urbanizable un pedazo de monte virgen y solitario al lado de Cala Reona. Tan contradictorio como real.

 Cala Reona es la puerta de entrada a Calblanque, un espacio limpio de toda huella del hombre, simplemente increíble en la podrida costa mediterránea. En todo esto se oculta una mecánica perversa. Si no mantenemos una vigilancia constante, si no estamos alerta día y noche, las damas y caballeros de siempre se apoderarán de esos parajes naturales para construir en ellos docenas de pareados y torres de apartamentos. Lo intentan una y otra vez. No descansan. No duermen. No dan respiro. La amenaza se mantiene siempre. Lo sé porque, entre otras cosas, he asistido a la pérdida de la Marina de Cope y de la Isla del Fraile, en Aguilas.

Calnegre (Mazarrón), Calblanque (Cartagena), La Carolina (Aguilas), Los Cocerores (Pulpí), aún resisten, pero los enemigos no duermen. Las personas normales vemos esos espacios de costa limpios y vacíos y sentimos la satisfacción de que son de todos y todos los podemos disfrutar. Lo que despiertan en nosotros son sentimientos. Los señores del ladrillo no sienten, solo ambicionan. En 1983, siendo yo un pipiolo, asistí a un debate en Aguilas sobre la futura urbanización de Cuatro Calas (incluyendo la Carolina y Los Cocedores). Al concejal de urbanismo le preguntaron si era cierto que él mismo estaba incluido en un consorcio de propietarios que se disponía a urbanizar el paraje. Contestó que esa pregunta no se la podían hacer como concejal, sino como XXX (su nombre) y que al estar allí como concejal, no pensaba contestarla. Blanco y en botella, creo.

Estos enclaves van cayendo poco a poco. Todos creíamos que la ley de costas iba a servir para protegerlos pero no ha sido así. Por eso es muy justo que la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas haya estado presente en la manifestación, se haya solidarizado con los organizadores y haya anunciado que va a decir dos o tres cosas sobre el particular en el Parlamento Europeo.

 No hay contradicción. Yo aprobé el examen, los ecologistas hicieron su trabajo y los especuladores están hoy un poco menos seguros del futuro negocio.

Ved la noticia aquí:

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=309420

Fuerza para todos

José Ortega

Abogado

ESTRASBURGO

marzo 11, 2010

  Nieve en las calles, un viento helado, palacetes de piedra. La arquitectura es gris aunque hermosa. Creo que refleja el cielo gris. En el centro de Africa, con el aire intensamente azul, los colores son chillones. Aquí, en Alsacia, grises.

 Aún me conmueve, como me ha pasado otras veces, rodar por estas carreteras y leer todos esos topónimos alemanes, ver desde el avión las casas típicamente alemanas y ponerme bajo esa catedral gótica alemana, todo bajo bandera francesa debido a un austriaco con mala sombra. Adolfo significa en alemán antiguo “lobo noble”. Parece una derivación de Edel Wolf, o algo así. Hitler no tengo idea de qué puede significar, pero él tiene la culpa de que Estrasburgo haya dejado de ser Alemania.

Tribunal Europeo de Derechos Humanos

  Estuve navegando por este río hace pocos veranos. En una orilla, el edificio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, a medio camino entre una cafetera futurista y la falla de un principiante. En la otra, una de la sedes del Parlamento Europeo. Una torre futurista, incompleta, que encierra una gran plaza circular propia de Blade Runner o algún otro universo imaginado.

Parlamento Europeo

 A esta hora del atardecer, las luces iluminan la torre, el viento helado agita las banderas y la penumbrosa agua del río aún acierta a reflejar la claridad que escapa por los ventanales. Vamos hacia allí, consumidos por el frío.

La torre circular

  La presidenta de la comisión de peticiones parece tímida. Nos escucha con atención y nos habla en un inglés que le cuesta un poco (no tanto como a mí). David, el secretario, me pregunta en un momento de la conversación a cuántos afectados individuales represento.

  -Two thousand –respondo.

  El mira a la presidenta como pidiendo un respeto especial para todas esas personas.

  La torre circular es un laberinto por el que David, alto, delgado y ágil, se mueve rápido como una anguila. Me cuesta seguirle.

  Margrete Auken, la heroína de esta historia, el hada madrina de las víctimas, sonríe desde el primer instante. Te da confianza, se nota que cree en lo que dice, vive las cosas parece que con pasión. Entras en su despacho como un amigo, como en tu propia casa. No te escruta, ni te examina, ni duda.

Margrete Auken

  Roger Zimmermann y yo tuvimos con ella una conversación muy grata, muy enriquecedora y muy útil. Al terminar la reunión David me preguntó.

  -Jose, do you want something else to say?

  -Yes, I do. I want to show something to Margrete Auken.

  Abrí la pantalla de mi ordenador y mostré dos fotos. En una se veía a tres personas. Auken le daba la mano a una mujer de tez oscura que miraba a cámara en presencia de Roger. En la otra, Roger había desaparecido. Su imagen había sido limpiada con cuidado. Auken miró las dos fotos y rió. Le sonaba vagamente la mujer de tez oscura, pero no conseguía recordar su nombre. 

   La vanidad es una extraña cosa. Salí del Parlamento Europeo muy aleccionado. Toqué las teclas adecuadas, recibí la información que necesitaba y quedé convencido de que esta guerra contra los abusos del Estado la vamos a ganar. Pero, como escribí en un blog anterior, cuando todo termine me volveré a casa sin aspirar a más.

  Qué extraña cosa es la vanidad que puede llevarte a manipular así una fotografía.

  “Uno vale más si sabe que lo miran”, escribió Albert Adler, el discípulo de Freud. Lo mismo que para su maestro lo que mueve al hombre es el sexo más o menos reprimido, para Adler el móvil es el deseo de poder, entendido como fama. Todos nos dejamos llevar por ese motor, pero es mucho mejor hacerlo con decoro y en particular sin caer en el extremo de manipular una foto para quedarte a solas con el hada madrina, dibujar así una intimidad que nunca existió y remitir la imagen retocada al público en general para que crean que eres una persona a tener en cuenta.

  La brisa batía suavemente la colina. Karen Blixen tomó un libro en sus manos. No era una Biblia, sino un clásico griego.

  -Dichoso aquel que huye de allí donde la gloria no perdura –leyó en voz alta.

  Era esa hora en la que las sombras comienzan a alargarse, aunque en el centro de Africa amanecer y crepúsculo son extremadamente rápidos. Las palabras iban dirigidas al cuerpo muerto de Denis Finch Hatton, que acababa de estrenar su tumba.

   Vi la película antes de cumplir los treinta años y aún recuerdo esa lectura. Puede que todo lo demás sea prescindible. Todo excepto la frase que Merryl Strip dedica a un Robert Redford que ya no aparece en cuadro.  

  Dichoso aquel que huye de allí donde la gloria no perdura.

   Somos hombres libres, no súbditos. Esta batalla la vamos a ganar para la dignidad de los ciudadanos, contra la tiranía, las mafias y la arrogancia del poder. Y cuando la hayamos ganado nos reintegraremos a la vida civil y el que hizo mucho será igual que el que hizo poco o no hizo nada.

  Puede que entonces aún haya alguna señora manejando el photoshop en el vano intento de ser alguien.

  José Ortega

  Abogado