ARTÍCULO SOBRE BAJO LA CUESTA PARA LA REVISTA EL PROGRESO, DEL VALLE DE GŪIMAR

agosto 2, 2015

@abogadodelmar
  
Es difícil, incluso para mí (me refiero a mi visión de conjunto del gran campo de batalla) , encontrar un caso como el de Bajo la Cuesta, de aplicación de la ley de costas que acumule tales dosis de injusticia que lo asemeje a un episodio mítico, como la lucha que nos muestra el poema akadio de la creación, Enuma Elish entre Marduck y un ejército de monstruos acaudillados por Kingu y respaldados por a y Tiamat; la Biblia con el sabido tema de de David frente al gigante Goliath, o incluso El Señor de los Anillos cuando narra el enfrentamiento de una coalición de hombres, hobbits, elfos y enanos contra el así llamado Señor Oscuro y su ejercito de espantosos orcos de ojos inyectados en sangre.

Lo que está en juego en Bajo la Cuesta no es ésta o la otra interpretación del derecho, sino una batalla a cara de perro entre cincuenta familias de seres humanos inocentes y humildes y un ejercito muy superior de bestias con la boca espumeante y dotados de armas muy superiores, como un presupuesto sin límites, cohortes de ingenieros, el Boletín Oficial del Estado, la policía y la guardia civil. Somos ante ellos aun mas alfeñiques que esos héroes que he nombrado ante sus oponentes míticos, y la victoria es casi una ilusión. Pero sea como sea, ya no se libran las batallas con espadas, lanzas, escudos o catapultas, y resulta que como Abogado me he echado a la espalda la responsabilidad casi imposible de vencer a esa irresistible armada sólo con la palabra, la decencia, la razón y de una manera muy especial, la dorada espada de la verdad.

Confieso que en su momento no di mucho crédito a las palabras del ingeniero jefe de dominio público de Tenerife, ya jubilado, D. Manuel González Becerra, cuando me decía que en la Dirección General existía una marcadísima obsesión por derribar el barrio, y tampoco al rumor desconexo que me llegó de un plan para instalar en la zona un puerto deportivo.Pero la siniestra forma en que se están precipitando los hechos ha terminado por convencerme no sólo de que existe una conspiración de muy altos vuelos, sino de que es posible acomodar las piezas del puzzle de manera que éstas queden claramente dibujadas. 

Esas piezas son como los hitos de un tablero de la oca que algún promotor inmobiliario carente, no ya de escrúpulos sino de algo parecido a un corazón, ha de recorrer con éxito para alcanzar la gloriosa casilla final. Y debe sortear el evidente obstáculo de la presencia de las viviendas cueva, que han de ser eliminadas. Las herramientas para conseguir ese propósito le son proporcionadas generosamente por la Jefatura Provincial de Costas y por el Ayuntamiento. La misión de la primera consiste en sacarse de la manga que las viviendas son ilegales y por tanto ordenar su derribo. La contribución del segundo se reduce a ordenar el desalojo de los vecinos por supuesto riesgo de desprendimientos del acantilado. Ni una cosa ni la otra son ciertas, aunque imponer esas verdades inexistentes resulta imprescindible para que el promotor inmobiliario alcance la casilla final.  

La a pretensión de Costas es que en la zona nunca hubo una berma natural, sino que el acantilado caía a pico en el mar, y que por tanto el espacio sobre el que se construyeron las viviendas estaba conformado por terrenos ganados al mar que eran los escombros caídos de la construcción de la autopista. No se tiene de pie la pretensión por los siguientes motivos:

-El deslinde antiguo aplicó la ley de puertos de 7 de mayo de 1880, cuyo articulo 1.1 definía la zona marítimo terrestre como el espacio bañado por el mar en su flujo y reflujo. Por tanto, el deslinde antiguo marcaba la marea alta, que alcanza naturalmente una cota única, no siendo posible que la marea alcance en unos puntos cotas de 8 metros y en otros de casi 30, por ejemplo. La pretensión es surrealista y ridículamente contraria a las leyes de la física.

-El límite de la zona marítimo terrestre antigua ha sido fijado en las cotas irregulares que se dicen, y que quedan muy por encima de la marea alta. En el Atlántico ls cotas de los planos se fijan a partir de la llamada intermareal, que es la diferencia entre las mareas alta y baja. En la zona, la carrera de mareas es de cinco metros, por lo que la intermareal queda 2,5 metros por encima de la marea baja y 2,5 por debajo de la alta. si Costas ha situado el deslinde antiguo en cotas de cercanas a 30 metros, que es lo mismo que situar la marea alta 27,5 metros por encima de la propia marea alta. La pretensión es surrealista y ridículamente contraria a las leyes de la física.

-Los deslindes antiguos requerían la fijación de los distintos vértices de la poligonal mediante un teodolito apoyado en un trípode. Es imposible apoyar el trípode en la pared del acantilado vertical, donde no existe superficie estable para las patas. La pretensión es surrealista y ridículamente contraria a las leyes de la física.

-Tras el deslinde antiguo se produjo el amojona1miento con hitos de piedra que fueron instalados en la superficie horizontal de la berma primitiva. Estos hitos desaparecieron con motivo de la caída de escombros en la berma y posterior explanación con una pala. Si fuera cierto que los hitos iban por la parte vertical del acantilado, en primer lugar el amojonamiento habría sido imposible por falta de apoyo en una pared vertical, lo mismo que dije del trípode, pero en caso contrario esos hitos estarían aun sobre la pared y desde luego que no es así. 

-El propio Abogado del Estado pidió prueba e calicatas en la berma primitiva, lo que confirma que el Estado reconoce su existencia y deja en mal lugar a Costas. 

Por tanto, los presupuestos e Costas para derribar el barrio no sólo son incorrectos, sino también directamente estúpidos, decididamente imposibles y totalmente opuestos a las leyes de la física. Cualquier persona decente que los sustentara debería encerrarse en en su casa sin atreverse a salir para comprar el pan de pura vergüenza, pero ellos siguen adelante, muy empeñados en derribar el barrio en base a pretensiones que ya se ve que son pura basura. 

En cuanto al Ayuntamiento, el Alcalde saliente dictó ya en funciones un Decreto de desalojo oscurantista cuya tramitación previa ocultó no sólo a los vecinos, sino según ciertas versiones de la oposición, incluso al propio Secretario de la Corporación, cuya misión es, como resulta conocido, velar por la legalidad de los actos. Mi recurso de reposición ha sido estimado pro eso no ha impedido que se vuelva a incoar expediente nuevo. Ni en el antiguo ni tampoco en este último expediente se da respuesta a la cuestión más importante., como es que los responsables de los daños causados por los terrenos del acantilado son sus propietarios, y éstos deben sanearlos y asegurarlos a su costa. Aunque de forma oficiosa tengo noticias de ciertas gestiones hechas con esos propietarios, hasta ahora la Alcaldesa ha preferido mantenerlas en l ámbito privado, quizá para no pisarle el rabo al león, ya que unido esos dos propietarios del acantilado es ni más ni menos que la todopoderosa ENDESA, que por otro lado y como propietario de terrenos en la zona quizá pueda participar en los futuros y suculentos, aunque sucios, proyectos inmobiliarios. 

Aún cuando en el expediente municipal está en juego s seguridad de las personas y eso eso es algo serio. lo cierto es que el peligro de desprendimientos sha sido determinado mediante un estudio puramente genérico que no incluye calicatas ni toma de nuestras, y que los vecinos no tienen noción de riesgo, porque desde la primera ocupación de la zona en los años setenta, el único incidente conocido es la caída de una piedra el pasado mes de enero. 

Así que todo resulta muy artificioso y sospechoso. Los gobernantes han decidido primero el desalojo y después el derribo de todo el barrio en base a razones que en unos casos son inexistentes y en otros llamarían a la risa de no ser porque todo esto envuelve una tragedia humana. 

En este tablero de la oca el primer hito es el desalojo de los vecinos y su finalidad no es afianzar la seguridad, sino suprimir los testigos del segundo, que será el derribo sin un solo espontáneo que pueda grabar la ignominia en su teléfono móvil.

En nuestro caso sí que existe ese estímulo. Si no lo paramos, la última casilla del tablero nos va a mostrar doce o quince torres de apartamentos y delante un puerto deportivo. Todo legal, porque en el dominio público marítimo terrestre los usos residenciales están prohibidos, pero están permitidos en el dominio público portuario.

Me parece tonto y carente de sentido que la Alcaldesa intente borrar las pistas empeñándose en negar la realidad de esta previsión de un puerto deportivo en la zona, ya que la misma está claramente recogida en l PIOT y esa realidad es contundente (comprobadlo en la siguiente entrada de mi blog:https://costasmaritimas.wordpress.com/2015/07/01/a-mari-brito-se-le-ha-perdido-un-puerto/). Comprendo que le sea incómodo porque evidencia que hay gato encerrado, pero en todo caso lo que debería hacer es zafarse de los lobbies económicos y decidirse a defender a su propio pueblo. 

, han decidido primero el desalojo y después el derribo de todo el barrio en base a razones que en unos casos no on inexistentes y en otros llamarían a la risa de no ser porque todo esto envuelve una tragedia humana. 

José Ortega

ABOGADO

Derecho de costas marítimas

Plaza Mariano Benlliure 21 1

El Puig 46540 Valencia

TF 961471097 fax 961471287

Tf móvil 629511225

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: