ONCE AÑOS DESPUÉS, JOSÉ ORTEGA VUELVE A CONSEGUIR LA ANULACIÓN DEL DESLINDE DE LA PLAYA DE OTUR

diciembre 14, 2012

 

Imagen 

@abogadodelmar

Honor y justicia podría haber sido también el título de este artículo. Sí, honor y justicia. Creo yo que son las palabras justas. Llevo demasiados años considerando la posibilidad de abrirme las venas como para no poner este titular nada más enterarme de que la Audiencia Nacional acaba de meterle un segundo, reiterado, inolvidable y justísimo palo a los funcionarios y autoridades de Costas que confunden su propia persona con la de Dios nuestro señor o equivalente. 

Es la segunda vez que la Audiencia Nacional, a mi instancia, anula el deslinde de la playa de Otur. La primera vez intentaron por la vía rápida el desalojo de la totalidad de los vecinos de aquellas pequeñas casitas, todos modestos integrantes de la clase media. Conseguí la anulación del deslinde y de los desalojos con una sentencia de 2001 muy contundente que fue recurrida en casación por el Abogado del Estado. No tuvo suerte. En abril del 2005 el Tribunal Supremo desestimó el recurso.

Los ingenieros de costas volvieron a iniciar la cosa desde cero y, creyendo enmendar antiguos errores, tramitaron un expediente que contenía un fraude a mi juicio particularmente vulgar. Ya en 2005 desplegaron actos de instrucción del expediente. En fecha 4 de septiembre de 2006 solicitaron los informes oficiales y mandaron a publicar el edicto de información pública. Estos son los actos que caracterizan el inicio de un expediente de este tipo, pero de forma sorprendente no fue hasta el 27 de mismo mes cuando la Jefatura de Costas dictó la providencia de incoación. La fecha de inicio efectivo del expediente tenía una importancia dramática puesto que si tomamos la de 4 de septiembre, se había producido caducidad por transcurso de 24 meses pero si tomamos la fecha fraudulenta de 27 de septiembre el expediente se habría tramitado en plazo.

El magistrado ponente no sólo ha sido justo. Ha sido además valiente. Me da la razón en todo pero lo hace bajo circunstancias particularmente hostiles, porque esta misma Sala y sección ya había dictado otra sentencia sobre el mismo deslinde dando no por buena no por buenísima la fecha de 27 de septiembre como inicio de expediente, desmintiendo que se produjera caducidad y por lo tanto desestimando el recurso. Hace falta tener un sentido no sólo muy claro sino también muy recto de la justicia para atreverse a hacer lo que ha hecho este magistrado ponente, es decir, llevar la contraria a sus propios compañeros y estimar el recurso dando por buenos los mismos argumentos que ya habían sido rechazados por ellos en una sentencia anterior. No otros parecidos: Los mismos.

 Reparando en la sentencia que conseguí recientemente anulando el deslinde de Villaviciosa por detección de manipulaciones no iguales pero sí parecidas, me atrevo a preguntarme si no estaremos comenzando a superar un ciclo y a experimentar otra nueva y diferente Audiencia Nacional con un nuevo y diferente criterio y con una nueva y diferente forma de valorar los casos y dictar sentencia. En todo caso, estoy muy admirado con este señor. No pongo aquí su nombre porque es fácil que no le guste, pero estoy admirado. Éstos son los jueces que necesitamos en España para pararle los pies a la arbitrariedad, la injusticia y los abusos del Estado sobre los ciudadanos. Con muchos como él, esto sería otra cosa.

Los vecinos de la playa de Otur no ganan para sustos pero hasta ahora en su lucha con Costas todo han sido victorias, algo casi inaudito cuando te enfrentas a este gigante intratable y tan poco simpático. Intentaron retirarlos de la circulación por la vía rápida a mitad de los noventa mediante aquellas órdenes de desalojo y al Jefe de Costas la cosa le salió tan mal que por atrevido se quedó sin desalojos y además sin deslinde. Después se le ocurrió meterse con una vecina por las obras que hizo en una vivienda destrozada por la riada. Remitiendo al Fiscal información a mi juicio sesgada, consiguió que éste la acusara nada menos que de un delito contra el medio ambiente. De forma tan imprudente como inaceptable, alguien desde la Fiscalía o desde Costas publicó la noticia y la interesada tuvo que enterarse de la querella por la prensa. La jueza archivó las diligencias previas al confirmar que la acusación no se tenía de pie, aunque claro está que esto me costó un viaje al juzgado de instrucción de Luarca. Nunca, por otro lado, pudo llevar a efecto la Jefatura de Costas sus planes de urbanizar la playa a su gusto previa expulsión de los vecinos, como tampoco pudo cumplir el Principado sus paralelos planes de poner ahí, sobre los solares dejados por las viviendas demolidas, un Centro de Interpretación de las dunas y demás edificios de diseño. 

Éste último intento de cepillarse a los vecinos se supone que era el bueno: Un expediente de deslinde tramitado por fin con cabeza y bajo la supervisión de un buen asesor jurídico. Cuando hice mis primeras alegaciones de defensa me encontré con la sorpresa de que la Jefatura de Costas había buscado refuerzos y había contratado a otro servicio jurídico externo para rebatirlas, además de acudir creo que a la Universidad para pedir lo mismo. Me encontré no con uno sino con tres informes jurídicos y/o técnicos distintos para rebatir lo que yo decía y, teniendo en cuenta que eso no es gratis, entendí que me tenían miedo. Sí, miedo. En caso contrario no se habrían metido en gastos ni habrían acumulado palabrería para sepultar con ella mis argumentos. Recuerdo que una señora o señorita que era geóloga o ingeniera o licenciada en ciencias ambientales reprochaba que yo carecía de especialización técnica para formular alegaciones sobre aspectos geomorfológicos. Por diosssss, qué cansado es esto. La señora o señorita me tiene por abogado sin más e ignora que, lo mismo que Ana Obregón es bióloga, un servidor 

se las arregló para  estudiar Geografía en la Universidad. Debo tener el título por alguna parte. Por tanto, la especialidad la tengo y digo y proclamo de los aspectos técnicos lo que tenga que decir y proclamar, aunque lo habría dicho y proclamado igual con título o sin él. Esto sólo lo cuento, ahora que todo ha acabado felizmente, para trasladaros cómo los amigos de Costas buscaban hasta los argumentos más simples, tontos, rebuscados e improbables para cerrarme los caminos. No sólo pretendían que no tenía razón: Pretendían también que no podía hablar.

Recuerdo también cuando pedí el recibimiento a prueba y sorprendentemente me lo concedieron. Y la manera en la que aquel asesor jurídico se plantó en medio de un bosque, con los helechos hasta la rodilla, y para demostrar que aquello era una playa mandó a los operarios cavar sin descanso hasta que encontraran arena.

Recuerdo aquella soberbia de los expertos de la Universidad de Oviedo, que pretendían que el bosque y las casas se encontraban sobre el tercer cordón dunar aunque éste fuera invisible al estar sepultado desde hacía miles de años por los desprendimientos caídos espontáneamente del acantilado pizarroso.

Recuerdo la incomprensible forma en la que razonaban aquellos técnicos sobre el transporte eólico que debía alimentar una duna situada varios metros bajo el frondoso bosque.

Recuerdo la forma en la que pretendían demostrar con fotografías aéreas sucesivas que la playa de Otur era regresiva cuando las fotografías aéreas sucesivas demostraban que la playa de Otur no era regresiva. 

Por el momento, y gracias a esta decisión judicial, el diablo se ha llevado todas esa palabrería, toda esa sinrazón, todo ese abuso, toda esa chulería, todas esas mentiras y toda esa forma de plegarse a los caprichosos deseos de jefes obsesivos. La sentencia, que coincide con el trámite parlamentario para la reforma de la ley de costas, puede sentar las bases de la definitiva tranquilidad de los vecinos, que ahora podrán beneficiarse de las supuestas reformas y quizá quedarse para siempre en sus casas sin miedo a la piqueta. 

Una vez estaba en Navia tomando café con un director de sucursal bancaria y uno de los afectados de Otur, que me había llamado para asistir a cierta reunión con cierto alcalde. Cuando el cliente desapareció momentáneamente en el baño, le comenté al banquero:

-No entiendo cómo XXX me llama para que venga desde Valencia sólo para una reunión con el alcade. Como si en Oviedo no hubiera abogados.

-Es por la confianza que tiene en ti -replicó.

Mando desde aquí un saludo a todos los amigos de la playa de Otur que a través de los años han sabido superar la desesperanza, las tensiones, los miedos y la ya tradicional siembra de cizaña para mantener en mí esa sagrada confianza.

José Ortega

Abogado       abogadodelmar@gmail.com

Anuncios

7 comentarios to “ONCE AÑOS DESPUÉS, JOSÉ ORTEGA VUELVE A CONSEGUIR LA ANULACIÓN DEL DESLINDE DE LA PLAYA DE OTUR”

  1. ENHORABUENA!!! Que sepas que hasta he llorado de emoción!
    Tengo la misma confianza en ti que los amigos de la playa de Otur.

  2. nerjeño said

    Hay que ser zotes para después de un primer deslinde fallido y despues de desplegar toda la parafernalia tecnica y jurídica a que haces referencia dejar caducar el expediente. Me alegro por los vecinos que han vuelto a ganar un precioso tiempo, pero como ciudadano pagano, es como para colgar a alguien de los …… bbueno mejor no sigo que me pierdo
    ENHORABUENA

  3. Ana (Hija de Valeriano) said

    Eres el Boss! que te voy a poner y que no sepas! Enhorabuena

  4. Blanca said

    Hola, José. Soy Blanca,de la Playa de Otur, la hija de Hono, que te envia un emocionada y caluroso abrazo.
    ¡Enhorabuena, eres nuestro heroe!!

  5. Isabel said

    Hola José, soy Mabel de una de las casitas de otur hija de Amalia.
    gracias por tu gran trabajo. Sabiamos que solo contingo lo conseguiriamos. Gracias por no rendirte nunca.
    Un abrazo

  6. Chema Fdez. said

    ¡Que noticia mas emocionante!,muchísimas gracias por tu trabajo ya que estas consiguiendo que tengamos algo que se empeñaron en querer robarnos:la esperanza.
    Seguiremos estando atentos a la lucha contra estos gigantes,que siguen sin darse cuenta a las personas que defienden sus derechos no se las puede pisotear de esa manera.
    Un fuerte abrazo y mi más sincera admiración para ti y para los que siguen luchando aquí y allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: