EL HOMBRE CON UNA SOLA PIERNA Y EL ABOGADO HOMEOPATA

enero 22, 2012

El hombre porta un sombrero y se apoya en dos muletas. Lo ayudo a subir los escalones y se sienta trabajosamente en una silla del jardín, en la tibia luz del porche acristalado. Como los piratas de las pelis, éste hombre posee una sola pierna. La otra se la amputaron a la altura de la rodilla y en su lugar porta una prótesis.
El curso de la conversación resulta ser bastante clínico y versa sobre los niveles de glucosa en sangre, la grasa acumulada en la barriga y demás lamentaciones propias de las personas de cierta edad, hasta que el hombre menciona que está tomando sintrón, una medicina propia de enfermos cardiacos que adelgaza y hace más fluida la sangre. Supongo que ha padecido alguna cardiopatía y le pregunto, pero dice que no. Que lo que le pasa es que se le formaban continuamente trombos y le recetaron sintrón para prevenirlos. Me muerdo la lengua para no mencionarle las virtudes de la vitamina E, porque no quiero ser culpable de un accidente vascular. La vitamina E suelen tomarla con habitualidad los cardiólogos porque también adelgaza y hace más fluida la sangre, pero a sus pacientes le recomiendan medicamentos de síntesis.
Sin embargo, le hago una pregunta que nunca en mi vida pensé que iba a ser tan certera. Una pregunta muy simple e inocente,
-¿Pero tú bebes bastante agua?
¿Sabéis qué me contesta? Que no bebe ninguna. Nunca. Sólo vino de vez en cuando. Y en ese momento me quedo total, absoluta e irremediablemente flipado, porque es obvio que si no bebes la sangre se te transforma en engrudo y fabricará no ya trombos, sino barricadas.
Hace no mucho tiempo, un médico llevó a cabo un experimento en cárceles de Irán. Trató a un buen número de reclusos enfermos sólo con agua, obligándoles a beber lo suficiente, con el resultado de que casi todos se recuperaron de sus diversas y variopintas enfermedades. La compleja maquinaria del cuerpo no puede funcionar sin agua. Ni la sangre ni la linfa se mueven, ni muchos mensajes pueden llegar a los neurotransmisores, ni la célula puede recibir instrucciones.
-Debes tener los riñones como el plantón del árbol de Navidad -le digo, pues el interior de los riñones está formado por una red de estrechisimos capilares que, puestos en línea abarcarían cientos de kilómetros. Es ilusorio creer que sin agua la sangre puede discurrir por esos canales y por lo tanto filtrarse y purificarse de los residuos.
Y ahora viene lo gordo ¿Por qué motivo pensáis que a este hombre hubo que amputarle la pierna? ¿Por un accidente, por una complicación quirúrgica, por una agresión de la mafia rusa? Pues no. Fue por lo que estáis imaginando, porque se le formaban trombos.
Entonces ya veis cuál es el sentido y fin de este artículo: previa petición de disculpas por extraer una conclusión sin título habilitante, considero que hubo que amputarle la pierna sólo porque no bebía agua.
Yo, amigos, no entiendo nada. En primer lugar no entiendo al interesado, pero creo que tampoco a los médicos ¿Os imagináis qué habría pasado si antes de dormir al paciente y empuñar el serrucho uno de esos doctores le hubiera dirigido esa simple pregunta: BEBE USTED AGUA?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: