CAMBIANDO LA LEY DE COSTAS: TRATAMIENTO DE LA SERVIDUMBRE DE PROTECCIÓN

febrero 14, 2011

 

Anuncios

5 comentarios to “CAMBIANDO LA LEY DE COSTAS: TRATAMIENTO DE LA SERVIDUMBRE DE PROTECCIÓN”

  1. Xavier Corominas Rovira said

    El visor del Ministerio que refleja en cuatro provincias españolas, las consecuencias derivadas del deslinde, permite descubrir que en el caso de Tarragona, todos los municipios costeros, tienen su primera línea de mar afectada por la servidumbre de protección. Tal como señala el Ministerio todos esos edificios, quedan fuera de ordenación, que en la legislación sobre urbanismo, supone expropiación o cesión y demolición. Son promociones realizadas muchas de ellas conforme a la ley de Costas de 1969, en el periodo de los años 80 (en el año 80 se ratifica la vigencia de esa Ley, después, por lo tanto de la aprobación de la Constitución). La gravedad de esa circuntancia se hace evidente en el caso de la provincia de Girona cuando se deslinda Ampuriabrava, y que motivó una resolución del Ministerio para corregir esos efectos. Resolución que es aplicable a otros casos. Esa misma interpretación sobre las consecuencias del deslinde, podría afectar a núcleos de población como Calella de Palafrugell.

    • Vicente Pascual Moix said

      No cabe duda de la certeza y realidad de la exposición efectuada por el sr. X. Corominas, añadiendo si cabe, la desorientación, desconfianza, e inseguridad, que supone para los propietarios afectados, la falta de una definición sufcientemente provada, clara y precisa, de la “linea de Ribera” origen de las afectaciones, que no es, ni tiene por que ser la de deslinde, esta situación sólo genera indefensión, y grave perjuicio patrimonial, y en absoluto resuelve los objetivos de la propia Ley de Costas.

  2. Xavier Corominas Rovira said

    Agradezco la oportunidad que se me ha dado por parte de los propietarios de las “Casetas de la Playa del Garraf”, del núcleo urbano del Garraf – Sitges, de estudiar la situación de las mismas en relación al planeamiento vigente, de cara a la defensa de su protección, en evitación de su demolición. Con la publicación, en forma, de su ordenanza culminará un mal sueño, pero no así el recorrido que debe devolver la titularidad de ese contexto histórico, a esos esforzados propietarios que han sido los primeros, que dándose cuenta del valor del mismo, no han regateado en invertir en su conservación. Tras un estudio histórico-urbanístico sobre su formación, y de la relación del mismo con las previsiones del planeamiento, y del análisis de otros contextos, pude establecer lo ajeno que resulta la aplicación de la Ley de Costas de 1988, a las políticas de intervención territorial. Evito pronunciarme sobre el debate mantenido sobre los recursos de inconstitucionalidad planteados por las distintas Comunidades Autónomas contra la aprobación de esa Ley. Debate que se extiende en el ámbito de las competencias pero que no entró a fondo en un cambio sustancial operado en relación a la anterior Ley, que es el concepto de ribera de mar, y que tiene su incidencia en la competencia sobre la ordenación territorial. Siempre he mantenido que la Ley debe dar soporte a las políticas de intervención territorial, y no al revés. La Ley de por sí no ordena el territorio, sin embargo en ese caso se hace prevalecer determinados conceptos por encima del conocimiento de los hechos urbanos que han conformado muchos de los contextos, que en la actualidad resultan afectados. Se impone el reconocimiento de los deslindes y la delimitación de las zonas de servidumbres de protección, a los distintos Planes Generales sin entrar a valorar las consecuencias de ello, y ajenas al conocimiento de los propios contextos (ver el visor del Ministerio en relación a las costas de Tarragona). Esa disparatada forma de aplicar la Ley parece descubrirse en el caso de Empuriabrava, pero seguimos sin entrar a fondo, en lo que significa la prevalencia de esa Ley por encima de las políticas de intervención territorial. Si seguimos así, contextos como el de Calella de Palafrugell o el de las Casetas de la Playa del Garraf y otros, deberán ser rescatados de un fuera de ordenación, por detrás de su declaración por Ley.

    Xavier Corominas Rovira
    Arquitecto

  3. werwer said

    Quien demonios habla en la conferencia? Se explica fatal y me da la sensación de que no sabe muy bien lo que es un plan parcial. Estas cuestiones las deberían abordar Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos que son los especialistas en costas y en esta Ley, o en el peor de los casos los arquitectos, que al menos de planes urbanísticos algo saben.

  4. werwer said

    encima hay que escuchar hablar al personaje este de presuntos errores técnicos a la hora de redactar la legislación…desde luego que si lo que se quisiera fuera urbanizar toda la costa sería un error, pero si lo que quieres es proteger el medio ambiente considerando el movimiento total de arena y dunas, hay que dejar la ley como está.
    Otro tema es la inseguridad jurídica que generan las definiciones de dominio público en cualquier materia, habría que buscar la manera de indemnizar cuando proceda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: