¿QUIÉN ES ÉL?

enero 27, 2011

Leed con atención este comentario a mi articulo “carta razonada al partido popular¨:

“Mire Ud. siento decirle que no tiene ni puta idea de lo que está hablando. El Director de Costas habló de rescate que significa que hay que pagar y, para el rescate, necesitas informe del Consejo de Estado si el concesionario se opone. Los Consejeros del Consejo de Estado tienen el puesto vitalicio y no se casan con nadie. La Ley de costas ha fue sometida al tribunal constitucional, pero si para Ud. la justicia es lo que Ud. piensa entonces si que es injusta la ley. No mienta, Ud. lo que quiere es edificar en las playas, problamente Ud. es una de las personas que pensaban que el ladrillo subiría de precios hasta el infinito y más allá.

Son una auténtica vergüenza sus afirmaciones se limitan a constatar que ha habido derribos pero no dice nada sobre los expedientes que se han llevado a cabo para hacer esos derribos, con intervención de tribunales y con garantías suficientes. Es Ud. un auténtici sinvergüenza y su carta creo que incurre en los delitos de injurias y calumnias tipificados en el código penal. El atraso de España es debido a personas como Ud.¡Váyase a la mierda! y no vuelva más. Imbécil”

Respuesta

Respetado señor Márquez:

Usted sabe quien soy yo (no del todo, por lo que veo) pero yo no sé quién es usted, excepto que se llama Javier Márquez, suponiendo que eso sea cierto. Aún en esta situacion de desventaja, creo recomendable una respuesta de mi parte.

Su comentario me ha trasladado por un momento a los tiempos de mi niñez, cuando escuchaba a los adultos discutir y levantar la voz en un empeño desproporcionado de tener razon. Estas eran las pautas de comportamiento propias de aquella España de machotes, donde los hombres mostraban con orgullo sus hábitos de fumadores de tabaco sin filtro, bebedores de coñac y dueños de la razon.

MATANZAS DE KATYN (EN NOMBRE DEL PARAISO EN LA TIERRA)

En cierto sentido, su alarmante ausencia de mesura me ha recordado también Katyn, la película que vi no hace mucho tiempo, antes de que los cines Albatros cerraran definitivamente. La película va del partido comunista ruso y del tiro en la nuca, ya sabe. Es estremecedora.

Necesita usted tratamiento médico y un libro de autoayuda, y se lo digo como amigo. En caso de que esté estreñido, antes de recurrir a los fármacos le recomiendo que tome una cucharada de semillas de lino molidas en un vaso grande de agua (el lino contiene mucílagos que se expanden con el calor y arrastran la suciedad acumulada en el intestino, y quizá usted tenga mucha). Si su problema es la ansiedad o la depresión, pruebe con hipérico, que dicen que va muy bien aunque desde luego yo no lo he probado en mi vida porque no lo necesito.

EL LIBRO QUE DEBERÍA LEER EL SEÑOR MÁRQUEZ

Autoayuda: Lea, querido amigo, El poder del ahora. Allí tendrá acceso a nociones que usted necesita urgentemente metabolizar. En especial la de que el empeño en tener razon es un perverso engaño del ego. De hecho, si usted practicara meditación, como se recomienda en el libro, se sentiría mucho mejor. Pruébelo. Yo solo quiero lo mejor para usted y usted, por lo que leo, necesita abrirse al amor hacia sus semejantes. Si usted fuera capaz de experimentar amor, experimentaria también esa paz interior que tanto necesita y que usted mismo se niega. Si lo desea puedo recomendarle un centro zen en Las Palmas.

Como todo el mundo excepto usted ha entendido, la carta al PP no es un dictamen jurídico sino una reflexión sobre lo justo y lo injusto. Me da igual que intervenga el Consejo de Estado o la madre Teresa. El dibujo es el de un Director General (a quien quizá usted conozca especialmente bien) anunciando algo total y absolutamente ilegal. De hecho, después de la entrevista, los vecinos del Golfo, que estaban muy interesados en reclamar la concesión, quedaron aterrorizados y suspendieron la reclamación.

Más: Usted hace tiempo que me esta estudiando e investigando (hablaremos de eso luego) y no cree lo que dice sobre mi. Sabe usted muy bien que veo igualmente mal abusar de los ciudadanos que robar el dominio publico, Sabe usted que cuando fundé la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, no permití que entraran quienes habían robado al Estado. Sabe usted (porque está publicado en mi blog y usted encuentra un raro placer en leerme) que me excluyeron de un debate en la televisión de Baleares cuando se dieron cuenta de que yo no era ladrillero. Todo eso lo sabe usted, que de forma muy gentil parece haberme tomado como asignatura. Pero escribe lo que escribe porque carece del debido equilibrio emocional, lo que no es maldad (usted es realmente un hombre bueno) sino patología. Ah, por cierto, haga que un chino o china le punze shen men y zu san li. Se sentirá tan calmado que incluso puede que se avergüence de lo que ha escrito hoy.

Bravo por este párrafo. Lo encuentro realmente brillante:

“Es Ud. un auténtici sinvergüenza y su carta creo que incurre en los delitos de injurias y calumnias tipificados en el código penal. El atraso de España es debido a personas como Ud.¡Váyase a la mierda! y no vuelva más. Imbécil”.

Leyendo esto no me cabe sino preguntarme por qué no se presenta usted a un premio literario. Tiene muchas posibilidades y si gana será bueno para su maltrecha autoestima.

Respetado amigo Márquez: Ha de saber que tengo una ligera idea de quien es usted. A usted le dan prontos y cada tanto me envía una epístola como la de hoy. Puede seguir haciéndolo, desde luego, pero tenga en cuenta que a mi me sale su IP con todo lujo de detalles. La ultima vez que usted sufrió un ataque de ansiedad, le pedí a mi amigo Sergio que me localizara la IP y estaba en Las Palmas.

La carta de hoy la ha enviado usted empleando la IP del Ministerio de Fomento. Qué raro. Si yo no tengo ningun enemigo en Fomento, si acaso en Medio Ambiente.

¿O sí?

Pensemos en voz alta: Quién reúne estas tres condiciones?

-Se enciende cada vez que hablo de aquel Director General de Costas.
-Vive y trabaja en Las Palmas.
-Pasó de Medio Ambiente a Fomento.

Para quien está en el rollo no hay duda. Sî, es él (o, para no ser contundente, así lo supongo).

También fue usted (o eso me parece) el que escribió aquel suelto del mismo estilo en Maspalomas Ahora, cuando lo del Anexo II, se acuerda?

Y por cierto, por qué insiste en su carta en recordar que el Director General habló en aquella reunión de pagar los rescates? Cómo sabe eso querido amigo? Acaso estaba usted presente? Si sólo éramos tres personas y el tercero era chica. Sospecho que es usted clarividente. Y yo recomendándole meditación. Le pido disculpas.

Sî, sÍ que lo dijo. Que pagarían. Dijo también que no pensaba pagar el suelo porque era público, sólo el valor de los ladrillos. Sacamos la calculadora? A lo mejor sale más de 136 euros por vivienda.

Después de todo esto, no puedo jurar pero si sospechar fundadamente quién es el ser humano que se esconde bajo el nombre falso de Javier Márquez. Podría ser el mismo que fue destituido de su cargo de Jefe de Costas de … por adjudicar por el morro una obra a una empresa de su padre. Pero hombre… Eso esta muy feo, Sr Marquez. Lo mismo que usar el sistema informático de su trabajo en una oficina del Estado para desahogarse y no para hacer el trabajo por el que le pagan. Es más honesto insultar desde casa pero usted no ha podido esperar porque lo suyo ha sido eso, un pronto. Y ahora que lo pienso, por qué no denunciar el caso ante la Inspección de Servicios? Si, lo voy a hacer.

Tomo nota de que es usted un adalid de la costa limpia frente a los constructores y especuladores. Por qué la emprende entonces conmigo en lugar de meterse con su jefe, el Sr. Blanco, a cuenta del caso de Isla de Arosa, conocido en todo el orbe cristiano como caso Villapsoe. Qué pasa, que desde su nueva (y modesta) responsabilidad persevera usted en meterse con el débil? Muestre lo macho que es. Use esa misma IP del Ministerio para decirle a su jefe lo que piensa de Villapsoe.

Quede advertido además de que lo sé todo sobre su casa en la playa. Todo. Y que el dia que me decida a sacarlo a usted le va a pasar algo peor que un procedimiento judicial. Lo mas probable es que en su propio partido lo hagan trocitos, eso sí que le va a doler.

Si es usted quien pienso, recordará que en el Palacio del Temple no me dejó despegar los labios. Entonces usted estaba en la cima y se podía permitir ese lujo. Ahora no es nadie, o casi nadie, y ya no me puede prohibir hacer uso de la palabra. Esas rabietas que coge creo que son lo único que queda de aquella antigua majestad con la que usted mandaba callar.

Tiene que saber, amigo, una cosa más. Usted se pegó un castañazo formidable desde el Olimpo hasta el despacho insignificante que ocupa ahora. No por un cambio político, sino porque sus propios congéneres decidieron que usted estaba acabado. Le pido que deje de echarme la culpa. Yo nunca le he deseado ningun mal. Además, somos medio paisanos. No se ha enterado, en sus largas noches de estudio sobre mi persona, de que me crié en La Isleta?

Aprenda del Sr. Montoya. Sabe usted que fue Subdirector General, que intervino en la redacción del reglamento de costas y que es un clásico de la casa. En lugar de trasladarme por escrito sus rabietas, un dia me llamó a su despacho para contrastar conmigo, de manera profesional y leal, ideas sobre la ley de costas y su aplicación. Cada uno tenia su opinion y algunas eran convergentes. Eso, estimado Márquez, es la civilización.

Usted y yo deberíamos tomarnos unos vinos en Las Canteras y conversar de forma respetuosa.

Qué, se anima?

Por cierto, por cierto… Hay algo que me intriga. Usted fue al Politécnico y después de unos cuantos años obtuvo el titulo de ingeniero, tarea que reconozco meritoria. Yo entré en a Facultad de Derecho, conseguí también mi titulo y desde entonces he estado ejerciendo esta profesión.

Mi duda es la siguiente: Si yo no aspiro a darle a usted lecciones sobre la aplicación del teorema de Bernouilli, por qué usted y todos sus compañeros expertos en el teorema de Bernouilli se creen autorizados a darme a mí lecciones de Derecho?

Nos tomamos los vinos o me lo cuenta en otra carta, amigo Márquez?

Anuncios