MENTIR PARA GOBERNAR (MENSAJE PARA LA POLICÍA EN EL ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN)

diciembre 5, 2010

El otro día, mientras las palas se preparaban para derribar por sorpresa la vivienda de D. Johan y Doña Ingrid Weichselbaum, una persona allí presente, siguiendo mis instrucciones telefónicas, intentó hacer fotos de las operaciones. No pudo. Un policía nacional asignado al gobierno de Canarias se lo prohibió y le ordenó que le entregara el teléfono. Aquella persona se negó y el policía le exigió entonces que le mostrara las últimas fotos hechas. No le había dado tiempo a disparar, por lo que todo lo que pudo ver aquel servidor del orden fueron unas cuantas imágenes domésticas.

O mucho me equivoco o la Constitución contempla entre los derechos fundamentales de la persona el derecho a obtener y distribuir información. No, no es una broma. Es un derecho fundamental de la persona, recogido en un repertorio de derechos que constituyen la esencia de nuestra convivencia. Cuando echaron en un cesto la cabeza de Luis XVI después de ser separada del cuerpo por la guillotina, fue para conseguir esos derechos.

Vamos a celebrar mañana un nuevo aniversario de la Constitución, pero ya nadie cree en ella. Los políticos se van a quedar solos con sus discursos solemnes y bobos sobre garantías y derechos simplemente porque unos y otros no existen ya sino como leyenda o mito.  

El gobierno de Canarias y su policía ya nos han anticipado su original forma de celebrar la Constitución: Sorprendiendo con maquinaria de destrucción masiva a dos ciudadanos europeos mientras desayunaban en su casa e impidiendo de forma grosera el derecho a la información.

A este policía parece que se le despertó un instinto ancestral propio de las épocas del paleolítico en las que quienes disponían de un corpachón fornido o simplemente de armamento, abusaban a placer de los débiles.  Estaba allí, respaldado por los políticos, y creyó que por ese solo hecho los ciudadanos se habían transformado de pronto en basura. Puede haber diferencia de grado, no de concepto, entre los guardias civiles que asaltan el Congreso para dar un golpe de Estado y un policía de Canarias que pulveriza con abuso de autoridad un derecho constitucional.

 Estoy seguro que a ese policía, en la academia, le informaron sobre los derechos fundamentales de la persona. Tan seguro como que el otro día todo se le fue de pronto de la memoria, como si lo desenchufaran de la pared. La persona ofendida estaba ejerciendo un derecho reconocido, consagrado y enaltecido por la Constitución, y el policía democrático de un gobierno democrático pisoteó ese derecho abusando del uniforme, de la porra, de la pistola, de las esposas y del furgón policial.

Creo que habéis leído mi blog SOBRE EL INFIERNO DE VILLARRUBE. Ahí ya me preguntaba por qué los cuarenta guardia civiles, en lugar de proteger el derecho constitucional al domicilio de los ciudadanos, estaban protegiendo al señor que se presentó en sus casas para violar ese derecho. Ahora me pregunto lo mismo. Y me pregunto cómo puede ser que de repente, en esos momentos de locura transitoria, ya no eres un ciudadano, sino un súbdito, un perro, un esclavo, aunque siempre bajo la marca  comercial de la democracia.

Los destructores con sus máquinas de destrucción estaban actuando, según decían, con amparo judicial. Si era así ¿Por qué prohibir las fotografías? ¿Qué había de malo en lo que hacían? ¿Por qué su mala conciencia? ¿Quién bajo el cielo tiene poder para impedir que una persona que está en una propiedad privada, o en medio del campo, pueda hacer las fotos que tenga por convenientes? ¿Con qué autoridad ese policía le quita el móvil, le exige mostrar las fotos o le prohíbe hacer otras a un ciudadano libre de una sociedad democrática? ¿Alguien sabe qué precepto de qué ley estaba aplicando el policía democrático servidor del orden democrático al requisarle el móvil a un ciudadano libre de una sociedad libre?

Esto es, claro está, una simple suposición. Pero allá va la suposición.

¿Qué es lo que quiere Domigo Berriel? Votos. Por eso se va a Madrid a salvar un poblado sobre el que él no tiene ni un poco de competencia, procurando con cuidado que los periodistas informen con generosidad de su benevolencia. Pero al mismo tiempo derriba una casa sobre la que sí tiene competencia, e impide, incluso por esos procedimientos fascistas, que el destrozo salga en prensa. Procedimientos fascistas, sí. Me refiero a que un señor de uniforme y armado hasta los dientes impida sin ningún motivo, sin ninguna razón y sin ninguna ley el ejercicio de un derecho constitucional.

El policía no estaba allí para garantizar ni la libertad ni el ejercicio de los derechos, sino, a vista de lo sucedido con el teléfono móvil, para pisotearlos por encargo de quienes lo habían enviado. Y si había que pisotear los derechos fundamentales garantizados en la Constitución no era en atención de los intereses generales, sino de intereses privados antidemocráticos, es decir, para que el pueblo de Canarias no sepa qué es lo que hacen Domingo Berriel y su equipo cuando no están apareciendo en prensa para aparentar que defienden a los afectados con esa escenografía que tanto les gusta.

Creo que me explico. Una vez, cuando era estudiante universitario, estaba comiendo con mi amigo, el capitán del cuartel de la Guardia Civil, quien me expresaba su mosqueo porque el Delegado del Gobierno le había pedido que informara de la campaña anti Otan. Estaba mosqueado porque él era un policía democrático que sabía distinguir entre su función constitucional de protección de la seguridad ciudadana y lo que le estaban pidiendo que hiciera, que era espiar a los ciudadanos para pasar informes sobre sus inclinaciones políticas a fin de favorecer la opción de un partido político, que como se sabe es una entidad privada que atiende a fines privados. La Guardia Civil no era la policía de los partidos que promovían la OTAN, era y es la policía de todos.

De la misma manera, a  ver si se entiende: El policía que el viernes estuvo humillando a un ciudadano libre de una sociedad libre, no estaba defendiendo los intereses generales, sino los intereses particulares de un partido político que quiere que la sociedad de Canarias sepa unas cosas e ignore otras con la única finalidad de seguir gobernando. Y repito que un partido político es un grupo privado que persigue fines privados. El estaba convencido de que era un policía hecho y derecho pero no era más que una marioneta de unos señores mueven a su antojo en demanda de sus fines de partido.  

En el día de la Constitución, a este policía sugiero que alguien le regale un ejemplar de la idem. Y a Domingo Berriel, ese señor que va a Madrid a meterse en lo que no le importa para salir en prensa al mismo tiempo que pulveriza en secreto una vivienda que NO está en servidumbre de protección con arreglo a la ley, creo conveniente regalarle una pala mecánica para ayudarle a seguir derribando viviendas de ciudadanos inocentes. Aunque, bien pensado, lo ideal para él sería el yelmo de la invisibilidad del dios Hefaistos. Con él podría destruir, machacar, pulverizar y pisotear sin que sus votantes se enterasen.

Menos mal que el mismo día que un policía totalmente equivocado, descaminado y manipulado hizo lo que hizo en Canarias, otro policía saltó a las vías del metro de Madrid para salvar en el último instante la vida de un ciudadano que había perdido pie y yacía inconsciente a merced del tren que se aproximaba. Este hombre, que además podía haber pasado de todo porque estaba de paisano, se jugó la vida para salvar otra. Ni un segundo transcurrió entre su intervención y la llegada del tren.

La decencia, la bondad, la generosidad, todos esos valores siguen estando en las personas comunes, no en esos políticos que falsean, prohíben, pisotean y engañan.

¿Veis cómo debemos tener esperanza?

Anuncios

2 comentarios to “MENTIR PARA GOBERNAR (MENSAJE PARA LA POLICÍA EN EL ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: