SENTENCIA ESTIMATORIA

junio 23, 2010

 Plácido Estévez tiene un carácter que parece marcado por su nombre: plácido y sosegado. No se altera, no eleva la voz, pero tampoco se rinde. Lo conocí hace unos dos años, cuando estaba en Fuerteventura, haciendo bolos para la Plataforma, y vino a verme al hotel para contarme su problema.

Su problema era una choza. No una casa ni una chabola. Una choza.

Se trata de una pequeña construcción de piedra seca que data al menos de lo que en Canarias llaman la “preconquista” pero que puede ser muy anterior, porque los alrededores están cuajados de yacimientos arqueológicos. De hecho, está catalogada en la carta arqueológica local. Pero a los ingenieros de costas esto les daba igual. Lo suyo es derribar lo que pillen. Recuperación posesoria, orden de demolición. No hicieron el menor caso de mi recurso de alzada y siguieron adelante con sus planes.

Plácito ni siquiera aspira a conservar la propiedad de la choza, sólo quiere que continúe en pie para servir a los mismos fines que hasta ahora: Refugio ocasional de escolares para excursiones de campo programadas por el colegio. Plácido es profesor. Al defender el viejo edificio de piedra seca no lucha para él. Lucha para la sociedad, la cultura y la juventud. Incluso quería cedérsela al Cabildo, todo menos verla en el suelo.

Hoy he recibido la sentencia. Estimatoria. La choza no se va a derribar y los ingenieros de costas se van a quedar pasando la mano (y la piqueta) por la pared, pero la de su propia oficina, porque aquí no tienen nada que hacer. Puede que se pongan a gritar de rabia delante del espejo, con la cara roja de carmín, como la rabiosa madre de Lula en la película de David Lynch Corazón Salvaje, o quién sabe.

La sentencia no sólo me da la razón. También critica que la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa me haya sacado al resolver la alzada una resolución estandar, pensada para todos los casos y guardada en el ordenador, que desde luego no respondía a las cuestiones que yo planteaba en el recurso.

Esta sentencia es una esperanza para todos, pero especialmente para los canarios. Hace un año su Parlamento aprobó una ley para garantizar que los poblados con interés arquitectónico, paisajístico o pintoresco pudieran ser legalizados por razones de interés público en lugar de derribados. La sentencia, al prohibir el derribo de una instalación de interés cultural, confirma que el camino es correcto.

Así que, como veis, incluso bajo las perturbadoras circunstancias que estamos viviendo, se puede prevalecer sobre el monstruo.

Me alegro por un hombre generoso, pacífico y desprendido como Plácido y también por todos los canarios que puedan beneficiarse en el futuro de la tendencia marcada por esta sentencia, pero sobre todo me alegro por los críos.

Hoy, al llamar al interesado para darle la noticia, he percibido al otro lado la interferencia del viento.

-Plácido… ¿estás por casualidad en la choza? –pregunté.

-Sí, estoy en la choza –fue la respuesta.

Entonces escuché un rumor al fondo. Eran voces y gritos de niños.

 José Ortega

 Abogado

Anuncios

3 comentarios to “SENTENCIA ESTIMATORIA”

  1. aapv said

    enhorabuena a jose ortega y a placido,ojala todos los afectados de costas puedan tener esa alegria,aunque desde esta asociacion nos alegramos como si fuera nuestro caso.Animo jose ortega a seguri luchando contra esos malechores que por tener poder se creen que son dueños de las partes de españa que les interesa,porque eso si encima de los ricos nunca van,siempre encima de la gente humilde,honrada,etc que encima tienen que pedir prestamos para poder costearse una reclamacion contra esos mafiosos como son lo responsables de cotas,para reclamar algo que es de ellos por derecho.
    Intentamos unirnos todos y luchar contra este conjunto de personajes que por ocupar un cargo se creen los mada mas.

  2. nerjeño said

    Enhorabuena por la sentencia, en cuanto contribuye a reforzar la idea de que es preciso luchar contra los “elementos” cuando se cree honestamente en que se tiene la razón de su parte y el Derecho apoya esa creencia. Y ello a pesar de que en muchas o algunas ocasiones aquel se tuerza o se retuerza hasta hacerlo irreconocible.
    Sirva la sentencia para dar ánimo y esperanza a aquellos cuya fé en la razón y la justicia pudiera flaquear ante las adversidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: