¿CONOCEIS A JOSE BLANCO?

abril 29, 2010

ISLA DE AROSA

¿Conocéis a José Blanco?

 No, no es un chiste relacionado con la pregunta cinematográfica ¿Conocéis a Joe Black? (no vi esa película. Me pareció idiota un trailer que sugería que la Muerte puede enamorarse).

 Va en serio. José Blanco es el muchacho ése que trabaja de Ministro de Fomento y que tiene o va a tener un ático en una zona privilegiada de la Isla de Arosa. Hace mucho tiempo que se habla de su ático, o mejor dicho de su sorprendente chollo/privilegio. Me enteré por el video denuncia de Intereconomía, que iba por ahí rebotando. Para los que no conozcan el asunto: En la isla de Arosa parece que unos señores del partido de Pablo Iglesias, herederos lejanos (bastante lejanos) de los obreros combatientes que en la primera mitad del siglo XX pusieron las peras a cuarto a los señoritos, se han hecho un edificio de pisos de vacaciones para señoritos. Muy, pero que muy cerca del mar. Previamente, la servidumbre de protección había quedado fijada por sentencia en solo veinte metros, y no en su extensión habitual de cien metros, lo que habría hecho imposible la construcción. Y como allí había un bosque totalmente incompatible con los ladrillos, el constructor (y el Ayuntamiento) creyó que cortarlos era una excelente idea. Lo que resulta sorprendente es que todas las viviendas que se encuentran a la espalda de la bien llamada Villa-PSOE, tienen orden de derribo. Qué singular situación ¿verdad?

 Pues nada, me interesé por el tema y metí un poco las narices por los papeles, según costumbre. Tengo aquí la sentencia, muy chula. La Dirección General de Costas lo hizo aparentemente bien. Fijó la servidumbre de protección en cien metros según manda la tradición. Como muchos ya sabéis, la extensión reducida de veinte metros se aplica solo cuando los terrenos ya eran suelo urbano antes de la entrada en vigor de la ley de costas y así lo declaraba un instrumento de planeamiento. Pero si no había un instrumento de planeamiento o los terrenos no estaban contemplados en él como suelo urbano, siempre cabe la posibilidad de que la autoridad urbanística, con efectos retroactivos, haga una declaración informando de que tenían ese carácter, bien por contar con los servicios urbanísticos o bien por consolidación de la edificación en los términos prevenidos en el propio plan de ordenación. Es en estos últimos casos donde se da una enorme conflictividad por cada rincón de la costa. Situación propia del caos creado por un insolente pueblo de cabreros (como creo que fue Ortega que nos definió) en el que la realidad de lo que vemos por ahí construido y los instrumentos de planeamiento que deben regular esa realidad coinciden solo de vez en cuando y de chorra.

 El Secretario municipal emitió un certificado de que el suelo contaba ya desde antes de la ley de costas con todos los servicios urbanísticos y por tanto ya era suelo urbano. Pues bueno… Esos servicios son el abastecimiento de agua corriente y energía eléctrica y la evacuación de aguas residuales. Yo no estaba allí y no lo sé, pero en la distancia me parece marciano que el bosque que había en aquel lugar pudiera tener esos servicios. Ni los pájaros ni las ranas los necesitaban, así que si efectivamente existían eran un lujazo.

Creo que al Secretario lo han acusado de falsedad en documento. Lo he leído por ahí. La querella estará dando vueltas, como suele suceder. El caso es que la Audiencia Nacional cogió el certificado municipal, lo miró, le gustó y anuló parcialmente el deslinde para declarar que en ese espacio la servidumbre de protección debía tener no cien, sino veinte metros. La misma Audiencia Nacional que ha puesto un muro por el que no pasa ni un soplo de aire. La misma Audiencia Nacional que ve unos montoncitos de arena en una calle asfaltada y dice que eso es una playa. La misma Audiencia Nacional que examina una propuesta, un plano y un documento de aprobación y dice que eso es un expediente de deslinde. La misma Audiencia Nacional que ha desestimado demandas sobre la servidumbre de protección por no fiarse de un informe municipal parecido porque no iba acompañado de informes.

¿Raro? Puede que para Suiza, no para España. En todo caso, la sentencia hay que aceptarla y obedecerla.

Acabo de terminar un recurso de casación que me ha hecho recordar este caso. Mi recurso es por un tema en El Golfo (Lanzarote) bastante parecido, con una discusión sobre si veinte o sobre cien. En esta ocasión el Consejero de Política Territorial del gobierno de Canarias se metió a salvador patrio y elaboró no un informe ni un certificado, como yo le había pedido, sino una resolución administrativa que además publicó en un diario oficial declarando que el Golfo ya era dominio público antes de 1988.

Lo que pasa es que la Dirección General de Costas no tragó y procedió a impugnar la resolución ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que estimó la demanda y anuló el papelito. Como consecuencia, el Ayuntamiento de la localidad perdió los dos recursos que tenía planteados contra el deslinde ante la Audiencia Nacional. Algo parecido ha sucedido en otros recursos relacionados con otros municipios de Canarias.

Comparemos:

-Villa PSOE: El tribunal se conforma con la simple certificación municipal de algo tan improbable como que en el bosque de Arosa habían tantos cables eléctricos como en el árbol de navidad, además de tuberías, grifos y arquetas.

-El Golfo: Los tribunales anulan una resolución administrativa elaborada por la máxima autoridad en urbanismo, la Comisión de Territorio y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

A lo mejor tienen razón, pero me perdonarán si expreso en voz alta mis dudas.

Contar chistes se me da mal, pero ahí va uno de mis tiempos de campamento. Un señor va al sastre y se prueba un traje. Se queja de que una manga le viene corta. El sastre le dice que encoja un poco el brazo y le quedará perfecta. La solapa y el cuello le quedan desviados. El sastre le dice que tuerza un poco la cabeza. La otra manga le queda larga. Debe levantar el brazo correspondiente para ponerla en su sitio y mantenerlo así. Finalmente el señor paga el traje y sale a la calle. Unos paisanos que lo ven comentan:

-No te …, con lo mal hecho que está el tío y lo bien que le sienta el traje.

A lo mejor soy yo, o somos nosotros, los que caminamos excesivamente derechos y no sabemos entender estas simetrías de la Administración y puede que también de la justicia. Tendríamos que probar a encoger un brazo, ladear el cuello, alzar el otro brazo y seguramente esta pirueta nos permitiría acomodarnos maravillosamente bien a este nuevo Derecho y a esta nueva Justicia.

Anuncios

Una respuesta to “¿CONOCEIS A JOSE BLANCO?”

  1. nerjeño said

    Todo el artículo hasta llegar al chiste constituye una magnifica y clarisima introducción de una ley de plastilina que parece aplicada por niños de parvulario. Y en cuanto al chiste, su elección, no puede ser mas certera para describir gráficamente y en pocas palabras las flagrantes contradicciones de una justicia propia de “Mortadelo y Filemón”. Y para colmo su visualización me ha hecho reir un rato.
    Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: