ESTRASBURGO

marzo 11, 2010

  Nieve en las calles, un viento helado, palacetes de piedra. La arquitectura es gris aunque hermosa. Creo que refleja el cielo gris. En el centro de Africa, con el aire intensamente azul, los colores son chillones. Aquí, en Alsacia, grises.

 Aún me conmueve, como me ha pasado otras veces, rodar por estas carreteras y leer todos esos topónimos alemanes, ver desde el avión las casas típicamente alemanas y ponerme bajo esa catedral gótica alemana, todo bajo bandera francesa debido a un austriaco con mala sombra. Adolfo significa en alemán antiguo “lobo noble”. Parece una derivación de Edel Wolf, o algo así. Hitler no tengo idea de qué puede significar, pero él tiene la culpa de que Estrasburgo haya dejado de ser Alemania.

Tribunal Europeo de Derechos Humanos

  Estuve navegando por este río hace pocos veranos. En una orilla, el edificio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, a medio camino entre una cafetera futurista y la falla de un principiante. En la otra, una de la sedes del Parlamento Europeo. Una torre futurista, incompleta, que encierra una gran plaza circular propia de Blade Runner o algún otro universo imaginado.

Parlamento Europeo

 A esta hora del atardecer, las luces iluminan la torre, el viento helado agita las banderas y la penumbrosa agua del río aún acierta a reflejar la claridad que escapa por los ventanales. Vamos hacia allí, consumidos por el frío.

La torre circular

  La presidenta de la comisión de peticiones parece tímida. Nos escucha con atención y nos habla en un inglés que le cuesta un poco (no tanto como a mí). David, el secretario, me pregunta en un momento de la conversación a cuántos afectados individuales represento.

  -Two thousand –respondo.

  El mira a la presidenta como pidiendo un respeto especial para todas esas personas.

  La torre circular es un laberinto por el que David, alto, delgado y ágil, se mueve rápido como una anguila. Me cuesta seguirle.

  Margrete Auken, la heroína de esta historia, el hada madrina de las víctimas, sonríe desde el primer instante. Te da confianza, se nota que cree en lo que dice, vive las cosas parece que con pasión. Entras en su despacho como un amigo, como en tu propia casa. No te escruta, ni te examina, ni duda.

Margrete Auken

  Roger Zimmermann y yo tuvimos con ella una conversación muy grata, muy enriquecedora y muy útil. Al terminar la reunión David me preguntó.

  -Jose, do you want something else to say?

  -Yes, I do. I want to show something to Margrete Auken.

  Abrí la pantalla de mi ordenador y mostré dos fotos. En una se veía a tres personas. Auken le daba la mano a una mujer de tez oscura que miraba a cámara en presencia de Roger. En la otra, Roger había desaparecido. Su imagen había sido limpiada con cuidado. Auken miró las dos fotos y rió. Le sonaba vagamente la mujer de tez oscura, pero no conseguía recordar su nombre. 

   La vanidad es una extraña cosa. Salí del Parlamento Europeo muy aleccionado. Toqué las teclas adecuadas, recibí la información que necesitaba y quedé convencido de que esta guerra contra los abusos del Estado la vamos a ganar. Pero, como escribí en un blog anterior, cuando todo termine me volveré a casa sin aspirar a más.

  Qué extraña cosa es la vanidad que puede llevarte a manipular así una fotografía.

  “Uno vale más si sabe que lo miran”, escribió Albert Adler, el discípulo de Freud. Lo mismo que para su maestro lo que mueve al hombre es el sexo más o menos reprimido, para Adler el móvil es el deseo de poder, entendido como fama. Todos nos dejamos llevar por ese motor, pero es mucho mejor hacerlo con decoro y en particular sin caer en el extremo de manipular una foto para quedarte a solas con el hada madrina, dibujar así una intimidad que nunca existió y remitir la imagen retocada al público en general para que crean que eres una persona a tener en cuenta.

  La brisa batía suavemente la colina. Karen Blixen tomó un libro en sus manos. No era una Biblia, sino un clásico griego.

  -Dichoso aquel que huye de allí donde la gloria no perdura –leyó en voz alta.

  Era esa hora en la que las sombras comienzan a alargarse, aunque en el centro de Africa amanecer y crepúsculo son extremadamente rápidos. Las palabras iban dirigidas al cuerpo muerto de Denis Finch Hatton, que acababa de estrenar su tumba.

   Vi la película antes de cumplir los treinta años y aún recuerdo esa lectura. Puede que todo lo demás sea prescindible. Todo excepto la frase que Merryl Strip dedica a un Robert Redford que ya no aparece en cuadro.  

  Dichoso aquel que huye de allí donde la gloria no perdura.

   Somos hombres libres, no súbditos. Esta batalla la vamos a ganar para la dignidad de los ciudadanos, contra la tiranía, las mafias y la arrogancia del poder. Y cuando la hayamos ganado nos reintegraremos a la vida civil y el que hizo mucho será igual que el que hizo poco o no hizo nada.

  Puede que entonces aún haya alguna señora manejando el photoshop en el vano intento de ser alguien.

  José Ortega

  Abogado

Anuncios

3 comentarios to “ESTRASBURGO”

  1. Alma said

    La ley de costas es un desahucio exprés de los pobres

  2. JORGE CRUZ said

    Por favor necesito de forma urgente el domicilio del Tribunal de Estrasburgo para enviar una denuncia contra la Dirección General de Tráfico y el Ministerio del Interior.
    He sido juzgado (8 años duró el juicio) por falsificación de licencia de conducir. La sentencia me libra de culpa pero dice que es falsa, cosa que no se verificó en ningún momento. Ahora Tráfico me exige la devolución de mi licencia y quiere iniciarme otro juicio. La dirección que he encontrado es: 67075. Strasbourg Cedex. France. Es la correcta?, Muchas gracias . Atentamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: