El último salvavidas para librar a los poblados marineros de Canarias de la Ley de Costas

marzo 6, 2010

PUBLICADO EN EL DIGITAL DE CANARIAS POR DAVID CUESTA

http://www.eldigitaldecanarias.com/noticias.php?accion=detalle&id=6975

El último salvavidas para librar a los poblados marineros de Canarias de la Ley de Costas CC llevará al Congreso una enmienda que persigue una concesión de hasta 60 años para las casas no ilegales La Ley de Costas ha pasado por el litoral español como una apisonadora. En Canarias, donde más de dos millones de personas viven completamente rodeadas de mar, la normativa ha sido especialmente virulenta… y lo que queda. El caso de ‘Cho Vito’, en el municipio de Candelaria, es la cara más amarga, pero no la única. Ahora, sin embargo, una puerta a la esperanza se abre para los cientos de afectados. Un salvavidas en forma de enmienda que presentará Coalición Canaria (CC) en el Congreso. Detrás, el trabajo del abogado valenciano José Ortega, representante legal de una Plataforma nacional de perjudicados con una importante implicación en las Islas.

D.C. / Santa Cruz de Tenerife 

Una formula que, según el letrado valenciano, será más efectiva que el paso dado ayer por el Parlamento regional, al aprobar una modificación del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales, en lo referente a la declaración y ordenación de áreas urbanas en el litoral canario. Un cambio que tendrá un “problema de ajuste a la Constitución”, en criterio del abogado.

El planteamiento de la enmienda es sencillo dentro de la complejidad jurídica. En un amplio abanico de circunstancias, y siempre que las casas no sean ilegales, la legislación debe permitir una concesión de 30 años, prorrogables a otros 30, para que los afectados puedan permanecer en sus casas. Para ello es necesario modificar, de forma amplia, la disposición transitoria primera de la polémica ley.

 Un cambio legislativo que, según la propuesta, obligaría a reconocer que la pérdida de una propiedad por la aplicación de un deslinde marítimo terrestre debe ser considerada una “expropiación”. Este hecho obligaría a la administración a indemnizar a los afectados, para lo que se recurría a la figura de la concesión que, además de permitir la permanencia hasta 60 años, incluiría el mantenimiento de los usos existentes en la zona hasta el momento del deslinde, sin que ello suponga gasto alguno por parte de los vecinos.

 Los posibles beneficiarios de la enmienda se pueden resumir, como expone Ortega, en cuatro casos. El primero se daría cuando exista una sentencia firme que declarase un enclave privado dentro del dominio público. También se podrían acoger a esta disposición transitoria las propiedades incluidas en zona demanial por un deslinde anterior a la Ley de Costas e inscritas en el Registro con anterioridad, cuyos titulares no hubieran sido denunciados por el Estado. A estos dos casos se sumarían todos los terrenos incluidos entre la antigua y la nueva delimitación del dominio público, así como aquéllos que son objeto por primera vez de deslinde.

 SALVAR LOS VALORES CULTURALES

¿Qué culpan tienen los afectados de la incompetencia de la Administración? Esta es una de las preguntas que más revuela por la cabeza de Ortega. El letrado valenciano, que además de parar derribos ha conseguido que Europa investigue la aplicación abusiva de la normativa, recuerda que la burocracia de las corporaciones locales no ha ido al compás de la exigencia que establece la legislación.

Una dejadez que ha perjudicado, especialmente, a los poblados marineros de Canarias. Muchos de ellos, de hecho, se construyeron al calor del siglo XX, cuando ni los ayuntamientos ni el Estado habían sido capaces de establecer controles serios sobre la actividad edificatoria.

Lenta, muy lenta, ha sido también la aplicación de los deslindes por parte del Gobierno central en el litoral. Un proceso que debería haberse iniciado tras ver la luz el reglamento encargado de regular la aplicación de la Ley de Puertos, aprobado en 1912. Desde entonces, como ocurre en Canarias, muchos espacios de la costa aún no han sido deslindados, algo que no tuvo en cuenta más de 70 años después el redactor de la Ley de Costas.

Por todo ello, la Plataforma representada por Ortega lucha por la defensa de unos valores culturales arraigados en generaciones de pescadores y hombres de la mar que habitan las costas del Archipiélago. Un buen ejemplo es Bajo La Cuesta, un poblado de Candelaria donde más de 50 familias se aferran a sus viviendas bajo el temor de que les alcance la onda expansiva de Cho Vito.

Pero hay más, muchos más. Cientos de núcleos poblaciones que no entienden por qué el peso de la ley aplasta lo que, en muchos casos, es lo único que tienen: un hogar. En Canarias, se guarecen bajo el paraguas de la Plataforma, junto a Bajo la Cuesta, los habitantes de Puerto Molinos (Fuerteventura), Castillo del Mar (La Gomera), El Golfo (Lanzarote), así como La Bombilla y El Remo (y a los que pronto se unirán los afectados de El Porís de Tijarafe) en la isla de La Palma.

 EL ‘ENEMIGO’ EN CASA

Pero la Plataforma no siempre las ha tenido todas consigo. Durante mucho tiempo, de hecho, ha vivido con el ‘enemigo’ en casa. La organización se constituyó en abril de 2008, en un acto en el que se nombró a Carmen del Amo como presidenta. A partir de ahí, las diferencias entre el letrado y una parte importante de los afectados con Del Amo fueron en aumento. Una tensión que culminó en con una moción de censura en enero de 2009 que colocó como nuevo cabeza visible a José Pedro Fernández.

Las discrepancias fueron varias, pero lo cierto es que las críticas de Del Amo se centraron en cuestionar la efectividad de las concesiones, principalmente porque su intención es que se mantenga el derecho a la propiedad a los afectados, lo que va en contra de la naturaleza de la ley y, por tanto, obligaría a retirar la normativa. Algo impensable, más aún si se tiene en cuenta que la legislación ya ha sido aplicada.

Anuncios

Una respuesta to “El último salvavidas para librar a los poblados marineros de Canarias de la Ley de Costas”

  1. Beatriche said

    De todo corazón espero que la enmienda prospere para que todos los afectados puedan conservar su hogar. Ánimo y fuerza para los vecinos y para el letrado que les defiende de tan gran injusticia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: