UNA ENTREVISTA EN LA VERDAD DE ALICANTE

agosto 10, 2009

Muchos habéis leido la entrevista que salió en LA VERDAD de Alicante, y algunos habéis sido tan amables de dejar comentarios. La entrevista era en realidad bastante más amplia y hubo que acortarla por estrictos problemas de espacio (no de censura, que yo sepa). Os pego aquí los dos textos. C0n esto no pretendo dejar en evidencia a los excelentes profesionales que se encargaron del tema, sino dejar constancia de mis palabras.

DOCUMENTO COMPLETO.

Qué está ocurriendo con los expedientes de deslinde? ¿Se están convirtiendo en expedientes X?
Eso es lo que parece. Y las excusas son sorprendente pobres. Los ciudadanos tienen derecho a conocer el contenido de los expedientes que les afectan y eso es todo. Estamos hablando de un servicio público, no de un bunker (o quizá sí). Tanto los ciudadanos como los abogados que los defienden hemos acudido docenas de veces a oficinas de la  Administración para consultar los expedientes, sean archivados o en trámite, sin el menor problema. De forma súbita, el acceso ha quedado prohibido. Posiblemente, lo que hay que ver aquí es una reacción del gobierno contra la resolución del Parlamento Europeo del 26 de marzo y  una mala digestión de la condena por prácticas abusivas en relación con la Ley de Costas. El gobierno se ha visto superado por unos ciudadanos que, sin levantar la voz, sin romper escaparates y sin insultar, solo con la palabra
y la razón, han conseguido prevalecer frente a todo el aparato del Estado al lograr esta resolución del Parlamento Europeo. Y en vez de tener la reacción esperable en los pueblos civilizados, acatando los requerimientos de Europa, han tenido la que seria propia de los tiranos en su fase de decadencia, prohibiendo el acceso a los expedientes para que los ciudadanos no puedan saber todo lo que han hecho mal. En cualquier caso, ni yo ni ningún ciudadano debemos sentir que cuando acudimos a consultar un expediente los funcionarios que nos lo dejan ver nos están haciendo un favor. Se trata, en nuestro caso, de un simple derecho y en el suyo de una simple obligación.

Usted es el letrado de la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, y como tal, representa a casi un millar de afectados en la provincia. Sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente considera que no acredita “fehacientemente” su condición de interesado en los deslindes; y que podría violar la ntimidad de los afectados, por permitirle acceder a los expedientes de deslinde. ¿Qué le parece esta respuesta del Ministerio?

La pretensión de que no he acreditado la representación me deja sin aliento, no solo por su torpeza, sino porque revela que el Ministerio está  contra las cuerdas y habla como un púgil sonado. Todos los abogados, y me incluyo, actúan siempre con poder de representación otorgado por notario; y desde luego, las dos veces en que me han denegado el acceso a los expedientes de Santa Pola y de Javea, llevaba conmigo los poderes. Otra cosa es que, hasta el mes de mayo, el servicio de acceso a expedientes archivados se prestaba con tanta flexibilidad que en Madrid ni siquiera te preguntaban quién eras. Se limitaban a entregarte el expediente sin más. En todo caso, el argumento es interesante porque denota la total ausencia de argumentos.

La supuesta pretensión de preservar de la intimidad, es patética. El propio Ministerio pone, como ejemplo de datos íntimos. el domicilio o el número de teléfono, que se pueden consultar  en el listín telefónico y r tanto son de público conocimiento. Cuando lo leí, lo primero que hice fue buscar en las páginas blancas de Internet la dirección y el teléfono de la Directora General de Sostenibilidad de la Costa y de su jefe, el Secretario General del Mar. Los encontré en seguida e invito a cualquiera a hacer la prueba ¿Es esa la intimidad que se pretende preservar prohibiendo el acceso a los expedientes? Si quienes han escrito esa  nota de prensa parecen personas tristes, derrotadas y sin ideas es justamente porque eso es lo que son. Sus argumentos ni siquiera sirven como chiste y creo que se dan cuenta de que están haciendo el ridículo ante toda España

Sin embargo, según el Ministerio, es usted quien está creando un clima de crispación. El comunicado oficial da a entender que las propiedades que caigan en la zona de servidumbre de protección no tienen nada que temer. ¿Es usted una alarmista que le está metiendo el miedo a la gente con el cuento del lobo?

Cuando explico la situación a los afectados soy perfectamente fiel a la verdad. La crispación no la genero yo , sino quienes  están agrediendo a los ciudadanos y abusando de un poder que la sociedad les ha entregado para otra cosa. La afección por dominio público es una y por servidumbre de protección es otra. Pero no puede pretenderse que a quienes les cae encima esta última servidumbre se van de rositas. No pueden construir nada nuevo, ni ampliar su casa, ni derribarla para reconstruirla. Y si hay un siniestro total, es el fin. Ya no podrán reconstruirla, aunque sí sembrar cebollas en el solar. Este desenlace fatal no lo sufren ni siquiera las viviendas que caen en el dominio público a las que respetan la concesión. En Santa Pola hay 37 torres de viviendas en esta situación y el Ministerio no les ha notificado nada a los propietarios ¿quién sabe cuántas familias son en total? Como dije en mi intervención en  ante el Parlamento Europeo, compras una casa que es legal por los cuatro costados, la pagas, te endeudas de por vida, unos años más tarde cambia la ley y te dicen que tu casa es ilegal porque esa nueva ley califica como público el terreno donde se construyó. Y vienen unos funcionarios y te quitan tu casa. Creo que lo menos que puede suceder es que haya crispación, y les aseguro que no la estoy fomentando yo. De hecho, desde la Plataforma podríamos haber convocado movilizaciones muy incómodas para el gobierno y no lo hemos hecho. Somos un ejemplo de protesta social ordenada y razonada, pero sobre todo eficaz. Es precisamente esa eficacia lo que tanto está molestando al gobierno.
El Ministerio niega que las concesiones a los propietarios de primera línea sean para facilitar el paso a las palas excavadoras, y a los “flamantes paseos marítimos” que los propietarios creen que están proyectados sobre el suelo que ocupan sus viviendas. ¿Es usted un alarmista?

Ojalá las cosas fueran como dice el Ministerio. Pero, por desgracia, no es así. Por toda España estoy viendo proyectos de obras que incluyen el rescate de las concesiones a precios ridículos. Es más, el Ministerio, con una pasividad bochornosa, incumple continuadamente su obligación de otorgar las concesiones de oficio; y sólo se acuerda de darlas cuando tiene que rescatarlas con motivo de un paseo marítimo o una regeneración dunar que exigen las demolición de los edificios…. Bajo esta óptica, aunque no debería ser así, la concesión se está transformando en sinónimo de la demolición. Esta situación la he denunciado muchas veces como fraude colectivo, ya que la concesión es la compensación por una expropiación. Si te expropian también la compensación recibida, la operación tiene todo el aspecto de un timo. Me gustaría que esas personas que con tan poco convencimiento han escrito la nota de prensa del Ministerio, salieran y le explicaran a la opinión pública por qué incumplen cada día el reglamento de Costas, al no otorgar de oficio las concesiones, por ejemplo, en Arenales del Sol. Esto lo digo en serio, es un desafío: Expliquen por qué están dando este espectáculo vergonzoso, cuando el reglamento les obliga a dar la concesión de oficio y los vecinos de Arenales están esperando, desde el 19 de mayo de 1997, a que ustedes regularicen su situación con arreglo a la ley. Puede que la respuesta sea tan simple como ésta: Aún no han escrito ningún proyecto para derribar esas diecinueve torres de los Arenales.

LOS SAPOS Y LAS CULEBRAS DE LOS DESLINDES

¿PERO QUÉ TENDRAN ESOS EXPEDIENTES PARA HACER TANTO RUIDO?
¿Pero, en realidad cuál es la importancia de estos expedientes para que armen ustedes tanto escándalo?
En muchos casos, la última llamada de un ciudadano desesperado porque va a perder la vivienda es la que me hacen a mí. Perdón por decirlo así, pero esto me ha pasado ya varias veces. Los abogados que llevan el caso dicen que no hay nada que hacer, que hemos llegado al final, que la sentencia es firme, que el derribo es inevitable, y entonces estas personas descuelgan el teléfono y me llaman. Y yo, como George de la Jungla, tengo suerte y detengo esos derribos con un éxito del 100% hasta el momento, aunque no creo que pueda mantener ese nivel. Cuando me preguntan si aún hay algo que se pueda hacer, primero pido ver el expediente. Me da igual que sea un expediente archivado con todas las presunciones del mundo de que el tema está ya resuelto y es definitivo. A esas presunciones no les tengo ningún respeto, porque cuando abro una carpeta suelo encontrarme sapos y culebras. Unos sapos y culebras que por lo visto se vuelven estacionalmente invisibles, porque antes que yo no los había visto nadie.

¿Pero qué sapos y culebras son esas, no puede citar un ejemplo particular para que nos entendamos?

En el 2008 , una de estas personas    contactó conmigo porque su casa tenía una orden de derribo inminente, faltaban prácticamente días para que las máquinas la echaran abajo. En la Dirección General de Costas examino el expediente. Y allí estaban los sapos y las culebras. La zona es un acantilado. La casa se estaba construyendo cuando se iniciaron las operaciones de deslinde. Hay en los papeles una nota más que reveladora que dice que por allí la señora X estaba edificando, pero fuera de la servidumbre de protección. Y esto está escrito en el expediente. Luego, por una metedura de pata tècnica, movieron al interior la servidumbre y afectaron la casa, pero a los propietarios  no les dijeron ni pío y por supuesto que tampoco pararon la obra. Si me hubiera retrasado solo dos meses en consultar el expediente la vivienda  habría sido injustamente demolida. Pues bien, esto es lo que parece que ahora quieren impedir a toda costa que se repita desde el Ministerio de Elena Espinosa: La claridad, la verdad y la justicia. Y sobre todo, que los afectados puedan defenderse.

¿Qué la ha contestado a su carta el Presidente del Gobierno?

El Presidente, en vez de contestarme, se ha ido a veranear a La Mareta, una casa en Lanzarote a unos metros del mar. Como tiene poco tacto ha cometido  una metedura de pata histórica, como la de Felipe González emulando a Franco cuando se fue de vacaciones en el Azor. Nadie sabe por qué no derriban la Mareta lo mismo que tantos poblados canarios, puesto que es indiscutible que está en el dominio público. Pero al presidente le da igual y con este gesto tan inoportuno creo que vamos a tener que darle la razón a Sarkozy cuando dijo que ZP no es muy inteligente. Bueno, y como no me va a contestar y pronto será presidente de Europa, voy a entretenerme escribiendo una carta a cada uno de los primeros ministros de los paises de la UE denunciando que Zapatero prohibe a los ciudadanos (incluyendo los europeos) el acceso a los expedientes de deslinde que les afectan. Solo para que puedan hacer muecas y cambiarse miradas divertidas cada vez que este hombre haga un discurso dulzón
hablando de derchos humanos.

Ignacio Martín Sáez

VERSIÓN PUBLICADA:

JOSÉ ORTEGA «El Ministerio de Medio Ambiente está contra las cuerdas y habla como un púgil sonado» El abogado replica al Gobierno que es él quien crispa con su «abuso de poder» 07.08.09 – IGNACIO MARTÍN | SANTA POLA

Qué está ocurriendo con los expedientes de deslinde? ¿Se están convirtiendo en expedientes X?

-Eso parece. Y las excusas son sorprendente pobres. Los ciudadanos tienen derecho a conocer el contenido de los expedientes que les afectan y eso es todo. Estamos hablando de un servicio público, no de un búnker (o quizá sí). De forma súbita, el acceso ha quedado prohibido. Es una reacción del Gobierno contra la resolución del Parlamento Europeo del 26 de marzo y una mala digestión de la condena por prácticas abusivas en relación con la Ley de Costas. El Gobierno se ha visto superado por unos ciudadanos que, sin levantar la voz, sin romper escaparates y sin insultar, sólo con la palabra y la razón, han conseguido prevalecer frente a todo el aparato del Estado.

-Aunque representa a un millar de afectados en la provincia, el Ministerio de Medio Ambiente considera que no acredita «fehacientemente» su condición de interesado en los deslindes y podía afectar a datos íntimos.

-Esa respuesta me deja sin aliento, no sólo por su torpeza, sino porque revela que el Ministerio está contra las cuerdas y habla como un púgil sonado. Todos los abogados, y me incluyo, actúan siempre con poder de representación otorgado por notario; y desde luego, las dos veces en que me han denegado el acceso a los expedientes de Santa Pola y de Jávea, llevaba conmigo los poderes. Y la supuesta pretensión de preservar la intimidad es patética. En Internet también aparecen la dirección y el teléfono de la directora general de Sostenibilidad y de su jefe, el secretario general del Mar. -Sin embargo, según el Ministerio, es usted quien está creando un clima de crispación. ¿Es un alarmista que le está metiendo el miedo a la gente con el cuento del lobo? -Cuando explico la situación a los afectados soy perfectamente fiel a la verdad. La crispación no la genero yo, sino quienes están agrediendo a los ciudadanos y abusando de un poder que la sociedad les ha entregado para otra cosa. La afección por dominio público es una y por servidumbre de protección es otra. Estos últimos no se van de rositas porque no pueden construir nada nuevo, ni ampliar su casa, ni derribarla para reconstruirla. Y si hay un siniestro total, es el fin. Somos un ejemplo de protesta social ordenada y razonada, pero eficaz, y es precisamente eso lo que tanto molesta al Gobierno. -El Ministerio también niega que las concesiones a los propietarios de primera línea sean para facilitar el paso a las excavadoras y a los «flamantes paseos marítimos»

-Por desgracia, no es así. Por toda España estoy viendo proyectos de obras que incluyen el rescate de las concesiones a precios ridículos. Es más, el Ministerio incumple continuamente su obligación de otorgar las concesiones de oficio y sólo las da con motivo de un paseo marítimo o una regeneración dunar que exigen las demolición de los edificios. Ocurre, por ejemplo, en Arenales del Sol. Sus vecinos están esperando, desde el 19 de mayo de 1997 a que regularicen su situación. -¿Pero, en realidad cuál es la importancia de estos expedientes para que armen tanto escándalo? -En muchos casos, la última llamada de un ciudadano desesperado porque va a perder la vivienda es la que me hacen a mí. Cuando abro una carpeta de estos expedientes suelo encontrarme lo que yo llamo los sapos y las culebras de Costas. Antes que yo no los había visto nadie.

-¿Puede citar un ejemplo particular para que le entendamos? -En el 2008 una de estas personas contactó conmigo porque su casa tenía una orden de derribo inminente. Examiné el expediente y vi que la zona es un acantilado. La casa se estaba construyendo cuando se iniciaron las operaciones de deslinde. Hay en los papeles una nota más que reveladora que dice que por allí «la señora X estaba edificando, pero ¡fuera de la servidumbre de protección!». Si me hubiera retrasado dos meses en la consulta, la vivienda habría sido injustamente demolida. -¿Qué la ha contestado a su carta el presidente del Gobierno?

-En vez de contestarme, se ha ido a veranear a La Mareta, una casa en Lanzarote a unos pocos metros del mar. Ha cometido una metedura de pata histórica, como cuando Felipe González emuló a Franco al irse de vacaciones en el Azor. Como no me contesta, voy a entretenerme ahora escribiendo una carta a cada uno de los primeros ministros de la UE denunciando que ZP prohíbe a los ciudadanos, el acceso a los expedientes de deslinde que les afectan. Sólo para que puedan intercambiar miradas divertidas cada vez que haga un discurso dulzón hablando de derechos humanos.

José Ortega

Abogado

ortega_abogados@hotmail.com

www.costasmaritimas.com

SIQUEPODEMOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: