SE ENCENDIÓ LA BOMBILLA

junio 14, 2009

Allí no hay arena, ni playa, ni sombrillas, claro está. Es un espacio de esos pedruscos grises llamados callaos, escupidos por el volcán, con los huecos habitados por lagartos que se asoman a pedirte comida como perritos.

 Los aventureros, los pobres, los oportunistas, los que no tenían otra cosa, colonizaron ese espacio más o menos como han hecho todos los colonos en todas las épocas, especialmente en esos territorios extremos y solitarios que podemos llamar la frontera ¿Recordáis Bailando con lobos? El muchacho quería ver la frontera, el territorio salvaje. Esta es también la frontera, el territorio salvaje. La isla de la Palma, con esa forma que tiene en el mapa de cuchillo prehistórico de obsidiana, tiene a su poniente ese paraje de la Bombilla. Al poniente de la Bombilla el océano. Y más allá, muy lejos, la tierra nueva.

Casas de la Bombilla

Casas de la Bombilla

 Y, claro, los quieren echar. Desde luego que el barrio necesita un repaso. Hay chabolas, pero también edificios dignos y sólidos. Todo desordenado, caótico, muy nacional, con el sello de la casa. Pero la cosa es que todos los poderes públicos se han puesto de acuerdo para mandar a paseo a estas personas a cambio de nada. Y de nuevo la mentira. Sí, la mentira. Qué fácil es meterse con los pequeños y los humildes. Ni siquiera tienen cuidado. Mienten creyendo que como son pequeños y humildes nadie se va a ocupar de ellos. O creyéndose todopoderosos. No me puedo explicar de otra manera ese sorprendente exceso de confianza. Mentiras como éstas no son ya fáciles de encontrar en los expedientes. Para un abogado como yo es una suerte que la sensación de superioridad les haya hecho bajar la guardia durante todos estos años. Esos expedientes tan mal hechos son un mirlo blanco.

 Al proyecto de hacer allí una playa nueva para que florezcan los hoteles alrededor le llaman “proyecto de adecuación medioambiental integral de la playa de la Bombilla”. Título muy ecológico pero al mismo tiempo bastante poco fiel al contenido. Solo necesité un rato de estudio para confirmar que el proyecto era ilegal. Fue fácil porque al abrir el grueso tomo ya sabía lo que tenía que buscar. Y desde luego que lo encontré.

 Pero también encontré la mentira. De la misma forma que en el anexo II de la playa del Inglés la Dirección General de Costas había mentido al Ayuntamiento diciendo que a las instalaciones les era de aplicación la disposición transitoria cuarta de la ley de costas (en la práctica, el derribo), en la Bombilla había mentido también al decir que todas las ocupaciones eran ilegales y que había que derribarlas sin indemnización. Curiosa y comprometida afirmación, cuando  dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia afirman que dos de los inmuebles que para los ingenieros de costas son ilegales tienen derecho a la concesión de la Disposición Transitoria primera, apartado primero, de la ley de costas, y por tanto a permanecer en el mismo lugar donde están por un periodo global de sesenta años. Y como éstos, muchos otros.

 Yo no sé si os dais cuenta del alcance y el sesgo de esta conspiración contra los ciudadanos. Una cosa es discrepar en torno a una cuestión técnica y otra es embaucar como un bellaco. Una cosa es interpretar la ley en determinado sentido y la otra es usar el engaño como herramienta de trabajo. Una cosa es una discusión y otra una estafa. Y eso es lo que habían hecho: engañar, mentir y estafar. Y por supuesto que esto no lo digo yo, sino (indirectamente) el Tribunal Superior de Justicia.

 Pues bien, felizmente asentados sobre la mentira, el engaño y el abuso de poder, ya se disponían a abatirse sobre todas esas familias con las palas mecánicas que tanto les gustan, cuado he conseguido que la Audiencia Nacional dicte la suspensión no de uno o dos, sino de todos los derribos previstos en la Bombilla. El procedimiento es, desde luego, tan complicado y truculento como los que casi siempre me toca seguir, porque la defensa de las recuperaciones posesorias no la estoy llevando yo, sino otro despacho. Así que tuve que dar un rodeo, exprimir el ingenio y contar además con un poco de suerte. Conseguí las tres cosas y el resultado es un respiro de alivio. Transitorio, pero ese oxígeno sabe muy dulce.

 Es inquietante comprobar en cuántos casos los problemas se plantean como una cuestión no técnica, sino ética, y se basan en actitudes de los responsables que requieren determinadas características personales y sobre todo determinadas importantes carencias morales. Y así:

  -En la Bombilla mienten diciendo que todas las ocupaciones son ilegales.

-En el Anexo II mienten diciendo que el destino de las instalaciones es el derribo.

-En Bajo la Cuesta se empeñan en derribar todo un barrio por el error de un topógrafo en el replanteo del deslinde antiguo.

  Es como una epidemia. Alguien, en las alturas, tendría que percibirlo y ponerle remedio. No creo que los responsables políticos sean conscientes de la situación, ni siquiera que estuvieran al tanto de las mentiras en tiempo real. Tiendo a pensar que los responsables de estos proyectos se limitaron a vendérselos a sus superiores como buenos, así que, tal como lo veo, el engaño es también para ellos.

 Como habéis visto en una entrada anterior, en el Anexo II los políticos andan de un lado para otro proclamando su inocencia y culpándose mutuamente de los planes de derribo. En especial, la Directora General y el Jefe de Costas han salido a la prensa para garantizar, con rara (y oportunista) unanimidad, que el Anexo II no se va a derribar porque los afectados tienen derecho a la concesión especial de la transitoria primera (es decir que -perdón por decirlo así- están  imitando mis palabras en la rueda de prensa del día 15 de mayo).

 ¿Por qué no hacen lo mismo con la Bombilla? Esta propuesta no solo parece un desafío. ES un desafío.

 ¿Qué pasa, que los afectados de la Bombilla no tienen influencia económica?

 ¿Qué pasa, que son pobres?

 ¿Qué pasa, que les dan menos miedo porque andan con alpargatas?

 No soy partidario ni de las persecuciones personales, ni de las purgas, ni de las venganzas. La simple restauración de la justicia me es más que suficiente. Pero cuando esto acabe supongo que habrá que hacer algo con todos los que han hecho cosas inmorales. Por lo menos destinarlos a un servicio donde no puedan hacer daño a las personas.

 Por cierto, que aún andan por ahí personas que van de líderes sociales proclamando que en esta lucha no hacen falta abogados porque es suficiente la presión social (y, de paso, porque “los abogados nos arruinan y no resuelven nada”).  Por supuesto que son las mismas que dedican su mucho tiempo libre a telefonear a mis clientes para sugerirles que me dejen porque a mí solo me interesa el dinero, los voy a engañar y no les voy a solucionar nada (consigna que coincide con la que se suele dar a los afectados desde algunas demarcaciones de costas, lo cual desde luego no quiere decir que estos fracasados que pretenden jugar a líder social sean unos infiltrados del gobierno entre los afectados, con el objetivo de sabotear el colectivo. Faltaría más que yo pensara una cosa así).  

 A ver cómo se tragan esta píldora.

 José Ortega

Abogado

ortega_abogados@hotmail.com

www.costasmaritimas.com

Anuncios

3 comentarios to “SE ENCENDIÓ LA BOMBILLA”

  1. Magali (hija de Valeriano) said

    Buenas! yo creo que los que confiamos en ti estamos más que sobrado de como eres, como persona y como abogado….

  2. Julián said

    Hola, me parece muy buena la crítica y análisis de dicha ley, actuándo a su libre albedrio…a ver si háy suérte y se mantiéne el puéblo de la bombilla y es reconocido como tál, siendo posiblemente uno de los património de la isla, recordar el paséo marítimo de Santa Crúz, y los Hoteles que están construídos a pié de mar…

    saludos

    Julián

  3. Jennina said

    Gracias por luchar por la Bombilla!!!Por un lugar magico!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: