No lo creeréis, pero está funcionando. En el Perelló están a punto de aprobar un deslinde en el que he visto algo increíble: TRAGSA va y propone en su estudio geomorfológico no una, ni dos, sino tres líneas posibles, a elegir. Se supone que su única función es analizar las características del terreno e informar de ello, pero no. Ahora ya no es como antes. Tienen miedo. Y actúan en consecuencia.

El gobierno ha elegido precisamente la línea que va bordeando las edificaciones, respetándolas, al contrario que hizo con el Saler o los Arenales del Sol. Quiere esto decir que todo este sacrificio está sirviendo a otros. Está bien, pero no es justo que los que están luchando se queden en la estacada y no lo vamos a tolerar. La ley sigue siendo igual para todos. Están actuando guiados por el miedo, o por un respeto renacido a los derechos de los ciudadanos, pero mientras no arreglen lo mal hecho, con esto lo único que están haciendo es profundizar en la discriminación.

En cierto lugar que no puedo identificar (por no perjudicar a los vecinos, que aún no lo creen), Costas acaba de dar marcha atrás con una propuesta de deslinde bestial que se comía las viviendas. Lo nunca visto.

Pero ahora ved lo que me ha pasado en el anexo II de la playa del Inglés (Gran Canaria), que ha sido la maravilla maravillosa. Unos comerciantes montaron un centro comercial en los años ochenta. En 1995 les aprobaron un deslinde retroactivo por construir sobre la duna (como siempre antes de que la duna fuera dominio público) y ahora acababan de nombrar a D. José Fernández presidente del consorcio para la recuperación de las dunas. Es decir, que todo el complejo iba a ser demolido, confirmado en entrevistas con los responsables hace poco tiempo. Sin dudas y sin misericordia. Estaban a punto de coger las palas y tirarlo todo el suelo.

El anexo II

El anexo II

 Me llamaron hace solo unas semanas para que les ayudara y me miré los expedientes. Lo que encontré se puede calificar de basura. Aparte de que el deslinde era retroactivo, como es de rigor, en el PGU la Dirección General de Costas había informado que el destino de las instalaciones era el derribo. No lo decían directamente, sino con circunloquios, mencionado que les era de aplicación la transitoria cuarta de la ley de costas, que prácticamente es lo mismo. Cuando leí el papelito no lo podía creer. No podía creer cómo se puede mentir de esa manera con membrete y sello oficial. Las instalaciones tienen derecho a la concesión de 30 + 30 años, que es justamente todo lo contrario del derribo. Pero alguien había mentido y gravemente. Y se había quedado tan tranquilo, seguro de esa impunidad de la que ahora habían disfrutado quienes ustedes ya saben.

El día 15 de mayo hicimos una rueda de prensa y lo expliqué muy bien explicado. Dije que alguien había mentido y que esa mentira era la piedra angular de toda esa conspiración contra los afectados: el PGU, el PTP8 del Cabildo, todos los planes municipales, territoriales y demás familia coincidían en la desaparición del anexo II sin pensar que los afectados tienen derecho a la concesión especial.

Bueno bueno… Podéis ver la rueda de prensa en los siguientes vínculos:

Romina Dávila

Romina Dávila

Habla la presidenta, Romina Dávila: http://www.youtube.com/watch?v=U6t8y6y9GEo

 

Afectada del anexo II

Afectada del anexo II

 Habla una afectada: http://www.youtube.com/watch?v=u–wBmaYH3A

José Ortega

José Ortega

 

Habla un servidor:

http://www.youtube.com/watch?v=ruNO1mS5Phw

 http://www.youtube.com/watch?v=8H4RRE56Hk0

http://www.youtube.com/watch?v=kVe6jVhrvuY

http://www.youtube.com/watch?v=tYxJARhH39g

¿Y cuál creéis que ha sido el efecto? Ved lo que se publicó ayer (ya antesdeayer, escribo de madrugada, según costumbre). CANARIAS 07/06/2009 (17:27 h.) L

LOS PROPIETARIOS TIENEN DERECHO A SEGUIR DURANTE 60 AÑOS

 Costas no derribará el Anexo II de Playa del Inglés

EUROPA PRESS. Las Palmas de Gran Canaria La Dirección General de Costas ha asegurado que no derribará el Centro Comercial Anexo II, situado en Playa del Inglés (Gran Canaria) y que los locales seguirán perteneciendo a los actuales propietarios “durante 60 años”. Así lo manifestó el jefe de la Demarcación de Costas de Canarias, Carlos Cárdenes, en declaraciones recogidas por Europa Press de Radio Sol Maspalomas en las que insistió que el centro va a continuar “en el mismo sitio” porque “eso es lo que dice la ley”.

 Ante la preocupación que han mostrado los empresarios con la publicación de un informe del Registro de la Propiedad de San Bartolomé de Tirajana, Cárdenes apuntó que este documento solamente certifica que “ese suelo es público y está dentro del dominio público”. “Si en estos momentos no se pone esa nota marginal y se produce una compra venta de eso, al no informar al nuevo comprador es un engaño. Ya reflejándose eso en el Registro de la Propiedad, el que va a comprar ya sabe lo que va a comprar”, dijo. Por tanto, el jefe de la Demarcación de Costas de Canarias aseguró que “esos señores tienen el derecho de seguir con el negocio durante 60 años”.

 Es como un sueño ¿verdad? Parece que de pronto se hayan abierto los cielos para que la verdad resplandezca sobre la mentira y la honestidad sobre las prácticas mafiosas.

Este fue el asunto en el que D. José Fernández, cuando se enteró de que me lo habían confiado, profetizó: “Vamos a tener problemas”. Y ya se ve que sí. Debe estar enfadadísimo con los resultados.

Al principio necesitaba largos procedimientos judiciales para que me dieran la razón. Pero a la vuelta del año 2000, aproximadamente, los tribunales se pusieron duros y en vez de darme la razón comenzaron a darme gorrazos. La fundación y puesta en marcha de la Plataforma tiene como origen el hecho de que la paciencia se me acabó. Y todo lo sucedido en el Parlamento Europeo también. Es curioso cómo todo ese rodeo tan complicado, ir a la lejana Bruselas, ha sido en realidad un atajo, porque ahora, por lo que se ve, me hacen caso con solo abrir la boca.

 ¿No fue Blas de Otero el poeta que dijo algo como me queda la palabra?

 José Ortega

 Abogado

 www.costasmaritimas.com

ortega_abogados@hotmail.com

Anuncios

ZAPATEROBAMA

junio 9, 2009

 Las constelaciones están girando muy despacio, pero a nuestro favor. Con su luz nos muestran el camino.  

 El partido socialista ha perdido, y está en racha. Cuando Dios quiera habrá cambio de gobierno y todo indica que Zapatero no será su nuevo presidente. Si tengo que opinar desde el punto de vista de los desgraciados que sufren los abusos de la ley de costas, no me dará pena ver cómo todos esos señoritos arrogantes que se niegan a recibirnos evocan el título de la obra de Robert Graves, Adiós a todo eso, y se van con la música a otra parte.

   Lo que pasa es que el partido popular no se aclara con los cambios en la ley de costas. Van por ahí haciendo bolos y predicando la buena nueva, pero no hacen nada. Es una experiencia sensacional  sentarse a ver cómo un señor recorre España reuniéndose con colectivos y anunciando que va a cambiar la ley de costas en vez de cambiarla. Hay charlas, prédicas, anuncios, promesas, intenciones, pero no hay texto y yo no sé si esto es falta de acierto, ausencia de voluntad o es que en la Plataforma hemos hecho despertar una conciencia que estos señores acaso están aprovechando para captar simpatías y papeletas.

    Según he oído, el diputado D. Carlos Floriano ha dicho que de la propuesta de proyecto de ley que les remití solo admite el impedir que la ley sea retroactiva. Gran cosa, cuando no hay un solo precepto donde se diga que lo es. Por lo demás, y según estas informaciones, no va a cambiar nada. Incluso  las definiciones del dominio público la quiere dejar como están, para que cuando Donosti vuelva a mojarse con el temporal haya que meterse en el barrio antiguo a privar a la gente de sus pisos. Si alguien quiere contrastar si los cambios que propuse son razonables, que visite mi canal de video en YOU TUBE y se mire la rueda de prensa del día 10 de mayo en Madrid. En la entrada anterior están los vínculos.

 Al PP le pesa la responsabilidad del Estado y eso está bien. Cuando tuve el honor de ser recibido por el diputado D. Carlos Floriano, en febrero, me comentó que habían consultado con los miembros de su partido que habían tenido responsabilidades en costas y que éstos les habían hecho ver su punto de vista, advirtiéndoles que tuvieran mucho cuidado con los listos que se han apropiado ilegalmente del dominio público. Yo estoy de acuerdo. A estos enterados hay que hacerles la guerra y sobre todo hay que cuidar de que nos se infiltren entre los colectivos que se defienden de los abusos, por riesgo grave de contaminación y porque lo pueden echar todo a perder.

 Pero una cosa es que la responsabilidad del Estado pese y otra ser un rehén en manos de los ingenieros de costas, y creo que la cosa va por ahí. Para mí que a esa bendita corporación nadie se atreve a molestarla y me parece que va llegando la hora de plantear seriamente estas cuestiones.

 Si hay una realidad que tengo comprobada es que nadie entiende lo más mínimo de costas (con honrosas excepciones) y ustedes disculpen que no me incluya en el grupo. Pero los que sí están incluidos son miembros del gobierno. La Ministra bastante drama tiene con los pescadores y los campesinos, como se decía antes. El Sr. Martín Fragueiro, cuya especialidad es la merluza del atlántico, flota como un corcho, lo que resulta apropiado a sus orígenes profesionales vinculados al sector pesquero (industrial). Alicia Paz se supone que debe de saber, pero cinco minutos con ella revelan su timidez, su rigidez, su ausencia de iniciativa y creo que su miedo a incomodar a los jefes, algo así como que aún no se ha creído que la hayan nombrado para tan importante cargo y como que sus pesadillas nocturnas versan sobre meter la pata de alguna manera. Meter la pata es salirse del discurso.

 ¿De qué discurso? No del de sus superiores, ya que no tienen ninguno ¿Quién dice, entonces, lo que hay que hacer o no hay que hacer en España en relación con las costas? Sus amos, los ingenieros de caminos, canales y puertos. A mí me parece que ella teme salirse del discurso y la doctrina de sus propios subordinados. La cosa está así:

 -Nadie entiende de costas, excepto los ingenieros de costas.

-Los ingenieros de costas defienden unas ideas dogmáticas, extremas y peligrosas para la convivencia.

-El resto de los ciudadanos y funcionarios no comparte sus ideas dogmáticas, extremas y peligrosas.

-El Estado no puede hacer una purga en la Dirección General de Costas porque se quedaría desguarnecido.

-El Estado, en esta parcela, sigue controlado por los ingenieros de costas.

-Los abusos se prolongan sin fecha de caducidad.

 Cuando Floriano me decía que había consultado con militantes que habían tenido responsabilidades en costas, me temo que estuviera aludiendo a esa especie que parece constituir el siguiente paso en la evolución, a mitad entre lo humano y lo robótico, los indómitos ingenieros de costas. Así que, tal como lo veo yo, el síndrome es común: lo más probable es que el PP también les tenga miedo.

 Te puedes quedar calvo mirando la ley en busca de un precepto donde diga que es retroactiva. Y puedes aplicarla, a voluntad, de forma humana o inhumana. Y muchas otras cosas más. El problema no está tanto en la ley como en la mala leche reinante y es un problema grave que tenemos todos, porque sea cual sea el partido en el poder, seguirá siendo un juguete en manos de esa casta de tipos que poco a poco han ido consolidando un poder fáctico inimaginable y a mi juicio inaceptable dentro de un Estado democrático. Así que a ver quién es el guapo que empieza a sacar de sus despachos a los únicos que entienden del tema.

 Esto creo que ya lo he contado, pero es revelador del paisaje de fondo. Se trata del encuentro casual que tuve no hace mucho con un senador, mientras subíamos a un cacharro volador. Me comentó que los ingenieros estaban rabiosísimos a cuenta del añadido a la ley de costas (contenido en el proyecto de ley de navegación marítima) que permitirá la venta a terceros de las concesiones de la transitoria primera. Leed al respecto una entrada anterior, titulada EL GOBIERNO HACE TEATRO. Es bonita. Pero el caso es que si estaban tan irritados es porque una concesión que se puede vender es una concesión que tiene valor de mercado. Y si tiene valor de mercado, lo tiene también a efectos de su rescate. No sé si os dais cuenta de los planteamientos mafiosos que laten en el fondo. La ley te compensa con una concesión, pero la intención de los ejecutores no es dejarte en paz, ni siquiera con esa miseria, sino quitarte incluso eso, la miseria, y mandarte a paseo. Y pretenden hacerlo gratis ¿lo comprendéis? Una concesión no solo vale mil veces menos que una propiedad, sino que cada año que pasa vale menos, como un coche. Aún y así para ellos  ese valor de mercado, reducido a calderilla, es un problema que se interpone en sus planes de rescatar las concesiones después de otorgarlas. Rescatarlas a cambio de nada. No sé si os dais cuenta de la gran estafa global que estaban planeando:  Quedarse con las propiedades para, después de un mecanismo más o menos complejo, no dar nada a cambio. Estábamos atontados, viendo cómo todo esto sucedía, o se preparaba, hasta que hemos abierto los ojos. Y esta es la calaña de los sujetos a los que nos enfrentamos y a los que el gobierno no se atreve a toserles. Ni el PP, por lo que creo. Ni nadie. Estaban planeando una burla colectiva histórica y hemos sido nosotros los que les hemos parado los pies, no el gobierno, ni los tribunales, ni el Sr. Múgica. Porque ni se atreven ni saben cómo hacerlo.

 Creo que hay conjunción planetaria a la vista y que esos dos buenísimos aficionados al baloncesto, Barak Obama y Rodríguez Zapatero, reinarán cada uno a un extremo del Atlántico a partir del día 1 de enero, cuando nuestro presidente será también presidente de turno de la Unión Europea. Sería feísimo que el presidente de turno de la Unión Europea se negara a cumplir el mandato del Parlamento Europeo para que España cambie la ley de costas. Ahora puede hacerse el tonto en su Moncloa, pero el año que viene no debería hacerlo. Sobre todo si quiere parecerse a su ídolo.

 Zapatero admira a Obama con la misma fuerza irresistible que con la yo admiraba a Emiliano Rodríguez. Hasta el extremo de proponerle candorosamente echar unas canastas, como yo mismo le propuse a Emiliano un día que coincidí con él, cuando  tenía 17 años y él se acababa de jubilar como ídolo del baloncesto. Pero yo, si fuera Obama, no jugaría ni al parchís con un hombre capaz de permitir este régimen de terror.

 En mitad del desierto de Argelia, en los roquedales de Tassili, hay un inmenso campo de pinturas rupestres hechas posiblemente en el mesolítico, cuando el Sahara era una pradera. Las pinturas fueron descubiertas para el mundo por el arqueólogo francés Henri Lotte, que llegó al paraje con una caravana de mulas cargadas de mesas y material de dibujo. El terreno era accidentado y estaba lleno de barrancos, pero Henri Lotte consiguió pasar todos los peligros y llegar con todo su material, todas sus mulas y todos sus porteadores. Su buena suerte comenzó a tejer una leyenda en torno a él, y así es como los guías árabes comenzaron a decir que tenía la baraka.

 Y así es también cómo supe, hace ya bastantes años, qué significa en la lengua árabe esa palabra, la baraka, la buena fortuna, la gracia divina.

 Todos estamos esperando mucho de ese nuevo presidente, traído por el destino, que lleva el nombre de la buena fortuna y la gracia divina, Barak Obama. Su nombre, vinculado a lo espiritual, nos lleva a los cielos. El de Zapatero, en cambio, asociado a los zapatos, nos sujeta al suelo. Yo creo que nuestro presidente, antes de proponerle a Obama echarse unas canastas, debería merecerlo. A lo mejor, cuando comience la conjunción planetaria, su manía de parecerse a él le ablanda el corazón y nos libra por fin de los ogros que nos acosan.

 José Ortega

Abogado

www.costasmaritimas.com

ortega_abogados@hotmail.com