HE DESCUBIERTO ALGO GORDO (Y PELIGROSO)

mayo 10, 2009

 -¿Dónde quieres comer? –preguntó la señora X.

 Le contesté con un gesto porque estaba, como suele suceder, hablando por teléfono. De camino al restaurante vi que se agachaba y, como si tuviera alma de trapero, recogía de la acera una bolsa de plástico rota y comida por el sol. La llevó consigo hasta encontrar una papelera. Al día siguiente hizo lo mismo con un bote de zumo tirado por el suelo, delante de la oficina de la Jefatura de Costas.

  Sucedió el otro día en una isla del Atlántico con nombre artúrico. Yo hablo bastante de civismo pero nunca había hecho algo como eso. Creo que me he contagiado de la Señora X, lo que demuestra que viajar educa y abre la mente.

  Y si a esto añadimos que su hija de nueve años me regaló el dibujo a lápiz de un conejo con un corazón, sobran los motivos para ayudarla a ella y a su familia con un nuevo deslinde injusto al que parece que me voy a enfrentar.

   CASUALIDAD DE CASUALIDADES

   Arrecife tiene nombre y trazas de frontera. De frontera marítima, alejada, como la última tierra firme. Lo veía en sus callejuelas y sus fortines y en el océano verde que tenía a mis pies desde la planta catorce de aquella torre de cristal donde me habían alojado.

 

EL PUERTO DE ARRECIFE DESDE LA TORRE DE CRISTAL

EL PUERTO DE ARRECIFE DESDE LA TORRE DE CRISTAL

 Estas coincidencias creo que solo se dan una vez en la vida. La noche del día 6 al 7 estaba allí, con las cortinas echadas porque afuera la luna casi llena era un espectáculo demasiado bonito y me distraía. Me tocó acostarme cerca de las tres de la madrugada preparando el anuncio de recurso contencioso administrativo contra los derribos en Bajo la Cuesta. Largo y farragoso, especialmente por la solicitud de suspensión cautelar. Si quieres pedir la suspensión no te vale la fórmula rutinaria que tanto se utiliza: Que la ejecución podrá causar perjuicios de imposible o difícil reparación, bla-bla etc. Si lo haces así los jueces pasarán de ti. Cuando tengo que pedir una suspensión me preparo para una explicación complicada y documentada que convenza al tribunal y eso es lo que me tocó hacer la otra noche.

   El barrio de Bajo la Cuesta tiene varias connotaciones que me hacían sentir doblemente responsable, con sueño o sin él: Está junto a Cho Vito, donde ya saben lo que es llorar, es el barrio donde se oculta la mafia de Dios que tanto se preocupa por mí (ver la entrada 300.000 personas rezando) y la injusticia del caso es de antología.  Por otro lado, nada de particular. La cosa duró hasta donde tuvo que durar y yo dormí las horas que tuve que dormir. Ya lo he hecho otras veces.

ANOCHECER EN ARREFICE, DESDE LA TORRE DE CRISTAL

ANOCHECER EN ARREFICE, DESDE LA TORRE DE CRISTAL

 Lo curioso vino la noche siguiente, cuando pedí que me subieran una ensalada a la habitación y mientras me entretenía con ella hice lo que no recuerdo haber hecho ni una sola vez dentro de un hotel: poner la tele (no por culto e intelectual, sino por falta de tiempo). Sorprendente: Estaba empezando un programa informativo sobre la ley de costas. Más sorprendente aún: el primer colectivo del que hablaban era el de Bajo la Cuesta.  Y lo que faltaba, allí estaba Florentín, cuidando las plantas debajo de un sombrero de paja mientras le decía al periodista: “confiamos en nuestro abogado”. Y una de las chicas del rosario, recordando que rezan cada noche porque tienen fe.

 Casualidades, supongo. Menos mal que la noche anterior me había quedado sin dormir para cuidar de ellos.

 EN LA CUEVA DEL OGRO

 Como dice el título, he descubierto algo gordo y creo que también peligroso. En la busca de la justicia nunca sabes dónde debes detenerte y a mí la intriga palaciega se me da mal y las vías indirectas también, así que suelo ir de frente, que es como dicen los manuales que no se debe ir. Por eso soy consciente del peligro.

 Veamos. A estas alturas ya sabe todo el mundo que la base de trabajo de la Plataforma es mi dichoso informe sobre aplicación abusiva de la ley de costas y que este documento es un compendio de fraudes, engaños, caprichos y abusos que he visto a lo largo de mi vida profesional. Después he seguido detectando abusos, algunos impresionantes, pero ahora he llegado al centro. Lo que he descubierto es de escándalo y debería ser definitivo para convencer incluso al mismo gobierno de lo que han estado haciendo los ingenieros de costas a sus espaldas y de que esto se tiene que terminar.

 Lo que pasa es que el tema es para pensárselo. Hay un tipo de leyenda medieval que se repite mucho, especialmente en el Mabinogion, una colección de relatos del País de Gales. El cazador corre y corre tras una presa, pierde la noción del espacio y de pronto se encuentra en el otro mundo, en el más allá, en la morada del Enemigo. No sé si lo captáis. He llegado a la morada del enemigo, en todos los sentidos, el material y el literario. Pero es un paraje peligroso.

 Supongo que en los próximos días daré a conocer lo que he descubierto y ya veremos qué es lo que pasa. Confío en que sirva para que todo el mundo se de cuenta de que España, en su conjunto, está haciendo el ridículo, de que somos un país de chiste, de que aquí la ley no vale nada, de que si abrimos los ojos podremos ver los privilegios feudales aún activos y de que tenemos que hacer frente a la tiranía para que llegue un día en que podamos decir, como reza el título de una novela de Robert Graves, adiós a todo eso.

 José Ortega

ortega_abogados@hotmail.com

www.costasmaritimas.com

Anuncios

2 comentarios to “HE DESCUBIERTO ALGO GORDO (Y PELIGROSO)”

  1. Tragsa said

    Tanto PP y Psoe saben muy bien lo que hacen los ingenieros de Costas…

  2. […] Mayo 16, 2009 · No hay comentarios Fuente:Costasmarítimas.wordpress.com […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: