PELIGRO

abril 8, 2009

Cuando estudiaba historia aprendí que las dictaduras se caracterizan por su impulso de la obra pública (ejemplo clásico, el general Primo de Rivera). Es lo que acaba de poner en marcha el presidente del gobierno para salir de la crisis: obra pública. Por supuesto que solo esto no implica que seamos una dictadura. El mero hecho de que la división de poderes se haya tornado leyenda urbana, el defensor del pueblo se haya transformado en el defensor del gobierno y los afectados por abusos estatales tengan que emigrar a Europa en busca de justicia (como antes lo hicieron a Alemania en busca de trabajo) no destruye la realidad formal de que cada tantos meses nos autorizan a meter una papeleta en una urna, aunque solo sea para obtener la coartada que necesitan a fin de hacer lo que quieran con nuestras vidas.

Pues bien, el nuevo jefe de las obras públicas será nada menos que el Sr. Blanco. Precisamente este señor, denunciado hasta el aburrimiento por los afectados por abusos de la ley de costas a cuenta de su ya famoso ático a unos metros del mar en la isla de Arosa. A ese hombre el Sr. Zapatero le ha dado la llave de una caja llena de pasta. Toda para gastar en obras (lo que, aparte de proporcionar servicios y puestos de trabajo,  implica, claro está, la destrucción del paisaje).

Durante la pasada legislatura alucinaba con el presupuesto del que disponía Cristina Narbona para comprar terrenos en la costa a fin de incorporarlos al dominio público. En un país modesto como el nuestro, no me explicaba esos lujos. Parecía que tenía en casa una prensa de hacer billetes (es broma, claro). Pero no, parece que ese dinero realmente existe y ahora lo vamos a ver por ahí disperso  en forma de grúas y hormigoneras.

Dicen que, después de los últimos acontecimientos, Costas está en retirada, aunque de momento parece que solo para los ricos. Posiblemente a causa de la crisis y consiguiente penuria del Estado, renunció a la expropiación del hotel Papagayo, en Lanzarote, y de las torres gemelas de Benidorm. Ese dinero se lo va a ahorrar el Estado y va a dirigirlo a otros fines ¿cuáles? El fomento de la obra pública, puede que también en las playas. Hasta ahora, a mi parecer (y en el parecer del Parlamento Europeo), el gobierno ha estado utilizando la ley de costas preferentemente contra la clase media o los pobres y evitando fijarse en exceso en los felices urbanizadores y constructores. En el peor análisis posible, a partir de hoy el dinero que se tendría que haber empleado para expropiar urbanizaciones nuevas a los empresarios de la construcción y del negocio turístico parece que puede ir redirigido a completar obras pendientes para amargarle la vida a esa gente que está en la playa de toda la vida.   

 Blanco está en Fomento, no en Medio Ambiente. Se supone que lo suyo son las vías férreas, los aeropuertos, autopistas, canales y todo eso. Pero Medio Ambiente tiene en trámite montones de proyectos de sendas peatonales, playas artificiales y paseos marítimos. Parece que hasta ahora todo se había quedado parado por prudencia económica, pero este nuevo impulso de la obra pública hace temer el resultado contrario: una euforia del cemento, el ladrillo y el hormigón también en las playas.

José Blanco, a quienes los afectados por la ley de costas han metido el dedo en el ojo, no solamente no ha sufrido políticamente, sino que ha ascendido a los altares. No quiero decir con esto que Zapatero haya querido lanzarnos un desafío, no somos tan importantes. Pero esta criatura podría orientar parte de las nuevas inversiones hacia las playas, a fin de reactivar todos esos planes de Medio Ambiente y azotar a los españoles de clase media con la espada de fuego de los intereses generales.

En el caso de que sea así, como los proyectos en trámite entrañan un holocausto de expropiaciones, derribos y desahucios, solo nos queda por saber si su propio ático de la isla de Arosa iría comprendido en el paquete.

 

José Ortega

Abogado

ortega_abogados@hotmail.com  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: