@abogadodelmar

img_0353

Calblanque’s beach

Many in Cartagena remember that in the early eighties a German society that had bought the land along with the extraordinarily beautiful, surprisingly virgin and pleasantly lonely beaches of Calblanque, attempted to build there a gigantic urbanization.

They will also remember that only with much effort and social protest became possible to stop the sinister initiative that would have ruined the environment, and additionally t the area was declared a regional park, which was supposed to guarantee its definitive protection.

I believe that this was a setback for the company, called Costa Paradiso SA, that which had been set up not long before, it seems that with the sole intention of mounting its disturbing urbanization. It was this fix idea that should have moved them to buy a good collection of rustic plots in the area. There may be those who enjoy investing in a piece of mountain just to tell lizards, but it is unlikely that this is the case of a group dedicated to the tourist business and owner of hotels around the world.

Costa Paradiso had no choice but to resign to managing misery, and their surprising reaction was to lease the old country houses that were included in the land and grouped in the nuclei of Las Cobaticas And La Jordana. It is not that renting properties should cause surprise. The point is that, although the contracts alluded to the rental of houses, their real object was the bundles of boulders and some master wall that formed the ruins of what in the past had been country houses. In fair correspondence, the agreed rent was strikingly modest. The brave ones who dared to sign these contracts needless to say that the next day were crawling with the cement, because it was they, the tenants, who built the houses. Then, at their expense, they brought to both villages the electricity.

img_0354

Teymour Sammy

One of the most important characters of this story is Teymour Sammy, a genetic cross of Iranian and German and striking example of counterculture, who used to ride on the back of his horse Sandino, sometimes half naked, sometimes covered only with a poncho and still others with a lion tamer jacket like the one worn by John Lennon. Sammy was the strong man of Costa Paradiso. It was he who signed the contracts on the rocks and over time became, even in his extravagance, a good friend of the tenants and a very beloved character that while lived was a dam of contention against any change in the status quo. In fact, he was a neighbor more because he lived in one of the houses.

img_0355

Sandino

One day, somebody came to his house and found the door closed. He called but Sammy did not answer. He crossed the facade peering through all the windows until through that of the bedroom he saw that on the bed was a bundle completely covered with green flies. It was Sammy’s dead body. The result of the autopsy was overwhelming: Death by overdose. Great and perhaps foreseeable conclusion considering the character of the dead, except for the small detail without importance that, in saying of who knew him well, Sammy did not take drugs.

A time passed. The neighbors paid the rent in the account of the society and continued with their life. But everything changed a few years ago, with the strange and to my seem inexplicable advent of…

 

…CENSURED!!!

 

 

 

 

@abogadodelmar

Muchos en Cartagena recordarán que a principios de los ochenta una sociedad alemana que había comprado los terrenos junto a las extraordinariamente hermosas, sorprendentemente virginales y agradablemente solitarias playas de Calblanque, intentó construir en ellos una gigantesca urbanización. Recordarán también que no sólo con mucho esfuerzo y protesta social se consiguió no sólo frenar esa siniestra iniciativa que habría arruinado el entorno, sino que la zona fue declarada parque regional, lo que se supone que garantizaba su definitiva protección.Supongo que esto fue un revés para la sociedad en cuestión, a la sazón llamada Costa Paradiso SA y que se había constituido no mucho tiempo antes, parece que con la única intención de montar su perturbadora urbanización. Fue esa idea fija la que que debió moverlos a comprar una buena colección de parcelas rústicas en la zona. Puede que haya quien disfrute invirtiendo en un buen trozo de monte sólo para contar lagartijas, pero es improbable que éste sea el caso de un grupo dedicado al negocio turístico y propietario de hoteles en todo el mundo.

Con la zona blindada frente al ladrillo, a los interesados no le quedó más remedio que resignarse a administrar la miseria, y su sorprendente reacción fue dar en arrendamiento las antiquísimas casas de campo que estaban incluidas en los terrenos y agrupadas en los núcleos de Las Cobaticas y La Jordana. No es que arrendar inmuebles deba causar sorpresa. La cuestión es que, aunque los contratos aludían al alquiler de viviendas, su objeto real eran los ramilletes de pedruscos y alguna pared maestra que conformaban las ruinas de lo que en el pasado habían sido festivamente casas de campo. En justa correspondencia, la renta pactada era llamativamente modesta. Los valientes que se atrevieron a firmar esos contratos ni que decir tiene que al día siguiente estaban arremangándose y trajinando con el cemento, porque fueron ellos, los arrendatarios, quienes construyeron las viviendas. A continuación, y a su costa, trajeron a ambos poblados el suministro eléctrico.

img_0354

Teymour Sammy

En esta historia resulta clave el personaje más pintoresco que se pueda imaginar. Se trata de un tipo llamado Teymour Sammy, cruce genético de iraní y alemana y llamativo ejemplar de contracultura, que se paseaba a por la zona a lomos de su caballo Sandino, a veces medio desnudo, otras cubierto sólo con un poncho y otras aún con una casaca de domador de leones como la que solía llevar John Lennon. Sammy era el hombre fuerte de Costa Paradiso. Fue él quien firmó los contratos sobre los pedruscos y con el tiempo se convirtió, incluso en su extravagancia, un buen amigo de los arrendatarios y un personaje muy querido que mientras vivió fue un dique de contención frente a cualquier cambio en el status quo. De hecho, era un vecino más porque se había reservado una de las casas.

img_0355

Sandino

Un día, después de Sammy llevase algún tiempo sin dar señales dIda, alguien fue a su casa para interesarse por él y encontró la puerta cerrada. Llamó pero Sammy no respondía. Extrañado, recorrió la fachada atisbando por todas las ventanas hasta que a través de la de su dormitorio vio que sobre la cama había un bulto completamente cubierto de moscas verdes. Era el cuerpo muerto de Sammy. El resultado de la autopsia fue contundente: Muerte por sobredosis. Estupenda y quizá previsible conclusión teniendo en cuenta el carácter del muerto, salvo por el pequeño detalle sin importancia de que, al decir de quién lo conocía bien, Sammy no probaba las drogas.

Transcurrió un tiempo en el que el estupor convivió con la paz. Los vecinos ingresaban la renta en la cuenta de la sociedad y continuaban con su vida. Pero todo cambió hace unos años….

EL RESTO DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO CENSURADO

 

 

 

 

@abogadodelmar

 

EL PARQUE MÓVIL DE OCEANA

febrero 10, 2017

@abogadodelmar

La nueva legislación de la UE sobre prohibición de descartes, que en mi opinión es un fraude y una bestialidad contra el medio ambiente, fue presuntamente inspirada por una asociación mundial de industriales llamada IFFO a fin de conseguir supuestamente un flujo de materias primas prácticamente gratis. 

Cierto e indudable es que la campaña fue apoyada de forma entusiasta por Greenpeace y Oceana, que parece ser también una asociación “ecologista”. Los primeros están bajo sospecha de trabajar para Rokefeller, y sea o no cierto me sorprende que nadie de sorprenda (valga la redundancia) que estos nenes se hayan transformado con sus al menos  dos embarcaciones, en prósperos navieros sólo un poco más humildes que Onassis.  
Yo de Oceana, cuyas apetencias tan claramente  coinciden con las de los lobbies industriales,  sé poco o nada pero tampoco tengo ni un poco de curiosidad. Ahora bien, parece que al igual que sus primos de Greenpeace estas dulces criaturas  nadan en la abundancia. Lo digo porque de manera estrictamente fortuita acabo de pasar junto a este insignificante utilitario de segunda mano. Preguntad a los auténticos ecologistas de ECOLOGISTAS EN ACCIÓN o ACCIÓN ECOLOGISTA AGRÓ a ver donde está su flota marítima o su parque móvil de cuatro ruedas.

  
Cómo me gustaría que hicieran una auditoría rigurosa a esas dos dignas y al parecer multimillonarias asociaciones “ecologistas” y que todos pudiéramos saber de dónde proviene su antinatural e inaudita prosperidad.

José Ortega

http://www.costasmaritimas.es

@abogadodelmar

@abogadodelmar

3797983042_f581e6412c

LAS PROVINCIAS

http://www.lasprovincias.es/comunitat/201701/26/pescadores-valencianos-cargan-contra-20170126003222-v.html

Pescadores valencianos cargan contra la UE por permitir la captura de peces pequeños

Barcos de pesca amarrados en el puerto de Gandia. :: rubén francés
* Bruselas cambia la norma que aumentará los costes de las embarcaciones y obligará a construir nuevas infraestructuras en los puertos
* J. S. 
VALENCIA
26 enero 2017

‘¿Pezqueñines? no, gracias’ fue el lema de una famosa campaña del Gobierno de mediados de los 80 para que no se pescaran ni compraran ejemplares de pequeño tamaño. Ahora, 30 años después Bruselas cambia de opinión sin dejar claras las razones, según explicó José Ortega, abogado de la Comisión Interfederativa de la Cofradía de Pescadores de la Comunitat.
La Unión Europea ha modificado la legislación de pesca en la que, en contra de lo que sostenía, obliga a llevar a puerto a los ejemplares pequeños en lugar de arrojarlos al mar como hasta ahora. ¿Para qué? La legislación no lo deja muy claro, pero sí prohibe expresamente destinarlos al consumo humano.
José Ortega intervino el martes ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. «Es un escándalo. En los informes aluden a razones medioambientales para cambiar la política pesquera sin especificarlas», dijo. Ahora los pescadores tendrán que desembarcar estos ejemplares de pequeño tamaño en puerto, «pero nadie ha explicado que es lo que se quiere hacer con ellos».

Este cambio supone un perjuicio para los pescadores, ya que disminuye su capacidad de carga e incrementa sus costes. «Lo que más llama la atención es que la UE se plantea la posibilidad de pagar más por capturar peces pequeños con lo que fomentará su pesca y con ello, ¿dónde está el beneficio medioambiental?», se pregunta Ortega.
El abogado valenciano considera que Bruselas ha actuado presionado por un lobby de las harinas y aceites de pescado quienes conseguirán estos descartes a un precio mucho más económicos para sus actividades.
La nueva legislación data de 2013 e impone su aplicación progresiva entre 2015 y 2019. En el Mediterráneo se empieza a aplicar este año. «Con ella se pretende reducir las capturas no deseadas y el desperdicio de alimentos», que contrasta con el hambre que hay en el mundo, destaca el documento de la UE.
Ahora bien en otro informe señala que «las capturas desembarcadas que no alcancen el tamaño mínimo no pueden utilizarse para el consumo humano directo», lo que parece que contradictorio con la intención de luchar contra el hambre.
Es más, la nueva normativa obligará a realizar nuevas inversiones en infraestructuras. Deberán, entre otras obras, construirse congeladores para almacenar los descartes sin haberse aclarado todavía la finalidad que tendrán. Aunque los pescadores valencianos tienen claro que se destinará a las industrias de transformación.

 

José Ortega

http://www.costasmaritimas.es

 

@abogadodelmar

PULSA EN LA FOTO

img_5151

@abogadodelmar

Mi héroe favorito, Gilgamesh, abandono su ciudad de Uruk para dirigirse al Bosque de los Cedros y allí matar al gigante Huwawa. También yo abandonaré mi ciudad y haré un largo viaje para matar a un gigante. Su nombre no es Huwawa sino IFFO, y se trata de un gigante carente de cuerpo porque IFFO es una ultrapoderosa asociación mundial de empresarios. Mi viaje no me lleva a un bosque, como no sea a uno de vidrio y acero,  porque el lugar a dónde me dirijo es el Parlamento Europeo y desde allí me propongo matar al gigante, o al menos perjudicarlo, utilizando la palabra en lugar de un hacha de guerra, y haciendo que de él brote la rabia pero no la sangre. Solo me dejarán hablar cinco minutos y desde luego parece absurdo un viaje tan largo solo para eso. Pero puedo hacer maravillas con esos cinco minutos, que vienen a ser algo así como el breve y único disparo a que se refería Robert De Niro en la película El cazador. Mientras sus estúpidos amigos disparaban sin parar a tontas y a locas al mismo tiempo que bebían cerveza, él saltaba silencioso de piedra en piedra en el corazón del bosque, buscando con paciencia el momento de apuntar con cuidado y apretar el gatillo solo una vez. Sí, también la película habla de un bosque y una cacería. 

Gilgamesh buscaba la gloria. El gigante era un desafío a su valor pero no un peligro para él ni para su pueblo. Fue solo la vanidad la que movió sus pies en busca de la aventura. Lo que me mueve a mí es el ansia de Justicia. A diferencia de lo que sucedió a Gilgamesh, ha sido el gigante el primero en dar un formidable zarpazo, causando daño y metiéndose con mi pueblo del mar. Por eso mi viaje al bosque de vidrio acero  es una respuesta, y sé bien que las batallas imposibles no siempre se pierden.

José Ortega 

http://www.costasmaritimas.es

@abogadodelmar

¿Por qué, oh, Shamash, has dado a mi hijo Gilgamesh
un corazón sin reposo?
Has extendido tu mano sobre él,
y ahora desea emprender un largo viaje
hacia el lugar donde vive Huwawa,
para librar una batalla incierta,
y andar por caminos desconocidos.

Poema de Gilgamesh, tablilla III, columna II

Tú dijiste:
– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche?
– Escucha lo que te digo
y, cuando lo oigas, ¡medita!
Ésta es para ti la señal:
la de que, aunque avances,
verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

Para que triunfe el mal es suficiente el silencio de los buenos

EDMOND BURKE

@abogadodelmar

¿Por qué, oh, Shamash, has dado a mi hijo Gilgamesh
un corazón sin reposo?
Has extendido tu mano sobre él,
y ahora desea emprender un largo viaje
hacia el lugar donde vive Huwawa,
para librar una batalla incierta,
y andar por caminos desconocidos.

Poema de Gilgamesh, tablilla III, columna II

Tú dijiste:
– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche?
– Escucha lo que te digo
y, cuando lo oigas, ¡medita!
Ésta es para ti la señal:
la de que, aunque avances,
verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

Para que triunfe el mal es suficiente el silencio de los buenos

EDMOND BURKE